Los tiempos ladrones

Este gobierno padece de una limitada capacidad en el diseño de políticas públicas innovadoras o progresistas  que se reflejan en la famosa Aula segura y en la Admisión justa. La primera, en lugar de pensar en el desarrollo de una educación pública de calidad, se concentra en la represión, pensada en cuidar los intereses de aquellos que lucran con un derecho social.                                                                          

Escribe Juan Pablo Pezo

En las últimas elecciones presidenciales de fines de 2017 escribí una columna argumentando porque no había que votar por Piñera  titulada No da lo mismo quien gobierne   en la cual mencioné la lista de todas sus pillerías:  el robo del ex banco de Talca; se adueña del negocio de las tarjetas de crédito robandole el negocio a su propio jefe; fue declarado culpable por coimas en Argentina; empresas zombies; paraísos fiscales; compra de acciones con información privilegiada corrompiendo el mercado; fue declarado culpable en Estados Unidos por corromper nuevamente el mercado; mintió que fue profesor en la universidad de Harvard; en su primer gobierno se promueve y promulga la corrupta ley de pesca; involucrado en el caso Chispas; caso Penta— Prontuario de un delincuente—  

En menos de un año,  su segundo gobierno está resultando ser  un fiasco que aumenta su larga lista de pillerías: reduce el parque de la patagonia en 5 mil hectáreas menos para dar prioridad a la explotación minera por una multinacional australiana;  proyecto que busca privatizar a perpetuidad los derechos del agua; se inmiscuye en la soberanía de Venezuela motivado  por sus intereses económicos personales; declara sin arrugarse que los nuevos medidores de electricidad tienen que ser pagados por el usuario; la compra de miles de hectáreas en territorio mapuche por el subsecretario del interior Rodrigo Ubilla. Además,  el caso Catrillanca, la militarización de la Araucanía, el paupérrimo manejo de la crisis ambiental en Quintero y la nula capacidad para disminuir el desempleo.

Por otro lado, este gobierno padece de una limitada capacidad en el diseño de políticas públicas innovadoras y progresistas  que se reflejan en la famosa Aula segura y en la Admisión justa. La primera, en lugar de pensar en el desarrollo de una educación pública de calidad, se concentra en la represión, pensada en cuidar los intereses de aquellos que lucran con un derecho social. La segunda, es retrógrada y segregadora, centrada en la competencia, no en una educación colaborativa centrada en potenciar las capacidades de todos los alumnos. Estos dos proyectos estrellas del gobierno de los tiempos mejores carecen de profundidad, no tienen un impacto para los problemas profundos de la educación chilena de — Mala calidad y Segregadora

Es importante destacar  el circo mediático de la agenda pública que diseña este gobierno para imponer sus proyectos emblemáticos—La mediatización—. Esta es la primera estrategia de la política, con la idea de ganar visibilidad en el mundo social, se recurre a una serie de tácticas propias del marketing, por ejemplo   la teatralización, preeminencia de la imagen, simplificación, generalización, storytelling, emotividad, foco en el conflicto, etc. Esto lo vemos frecuentemente en política cuando se intenta “vender” una determinada legislación (y las ideas fuerza que la sustentan) para así lograr convergencias en su apoyo, tanto de otros políticos como de la población en general. Es decir,  poner en primera línea comunicacional para que entre en la conciencia colectiva de la ciudadanía, apoyada de una retórica simple y eficaz.

En contraparte,  los medios hegemónicos al servicio del poder se dedican a pasar imágenes, escribir las pautas impuestas, artículos descriptivos simples faltos de un real análisis   y no a ejercer un verdadero trabajo de investigación para informar a la ciudadanía sobre la pertinencia de dichas políticas públicas. Son muy pocos los medios de comunicación que  tienen periodistas de nivel que promueven el espíritu crítico de la sociedad chilena.

Este gobierno tiene una discapacidad o pereza intelectual para investigar los modelos exitosos de educación en  los países nórdicos liderados por Finlandia, Noruega, Suecia o Islandia. Recientemente en Alemania legislaron por una educación gratuita en la cual es el Estado que  se hace responsable de proporcionar un derecho al servicio del desarrollo de la República federal germana. En Francia históricamente la educación superior ha sido un derecho sin importar la nacionalidad del estudiante, se pagaba un derecho de escolaridad a un costo bien modesto alrededor de 120 mil al año por una licenciatura y 190 mil pesos por un magister. Sin embargo, a partir de septiembre 2019 el gobierno de Macron subió diez veces  los aranceles para los estudiantes extranjeros. Algunas universidades respondieron que por el prestigio y por los principios de una educación al servicio del ser humano no iban acatar el aumento de la escolaridad para los estudiantes extracomunitarios.

Sobre la salud, este gobierno no tiene ningún proyecto para mejorar la horrible infraestructura, la falta de especialistas y la mala atención en los centros de salud pública a lo largo y ancho de Chile. La basura en nuestra querida patria la tienen escondida bajo de la alfombra, se jactan en el extranjero sobre nuestro sistema, comparándose con países más pobres y corruptos que el nuestro. Miles de compatriotas se están muriendo en las listas de espera de atención. Una de cada cinco personas que murió durante el primer semestre de 2018 en Chile estaba en lista de espera en el sistema público de salud. Eso se desprende de un informe del Ministerio de Salud que detectó que entre enero y junio del año pasado 9.724 pacientes fallecieron mientras aguardaban por una prestación. Esto corresponde al 19,1% de las defunciones en el país en el período.

La cifra preliminar, que es parte de la información que la cartera debe comunicar semestralmente al Congreso, representa un incremento de 54% respecto al primer semestre de 2017, cuando murieron 6.320 personas en esa misma situación.El texto detalla que de los casi 10 mil fallecidos con atenciones pendientes, 360 requerían una atención incluida en el plan AUGE, es decir, con plazos máximos para recibir la prestación. Otros 9.240 requerían una consulta con un especialista o una intervención quirúrgica no AUGE, y 124 aparecían en ambas listas de espera a la vez.

No obstante, el deshonorable presidente de Chile preocupado  más del complot imperialista acusando una crisis humanitaria en Venezuela que preocuparse de los verdaderos problemas que aquejan al pueblo de nuestro país. Sobre las AFP ni hablar, tampoco tiene un proyecto serio para terminar con el robo del siglo, orquestado por su hermano en los primeros años de la dictadura.

En consecuencia, los tiempos mejores anunciados  durante su campaña están resultando ser los tiempos para  ladrones. Mi pregunta es: ¿cuándo se levantarán los hijos de la patria  contra la colusión política-empresarial usurera, avara, codiciosa,  corrupta y abusadora?





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *