¿Por qué le ponen fichas a Pizarro en la DC?: Las réplicas tras la acusación por los tragamonedas

Aunque el senador tiene congelada su militancia en la colectividad, de todas formas Yasna Provoste salió a defenderlo, acusando una intención de frenar la oposición del parlamentario a los proyectos del Gobierno.

Este domingo el programa Informe Especial de TVN emitió un reportaje en donde dio cuenta de los nexos financieros de la esposa del senador DC Jorge Pizarro, Rocío Peñafiel, con empresas operadoras de máquinas tragamonedas. ¿Cuál es el problema? El conflicto de interés en que se traduce que el histórico parlamentario de la falange no haya declarado dichos vínculos empresariales de su cónyuge y que no se haya inhabilitado en la tramitación legislativa de proyectos que regulan el funcionamiento de estos juegos de azar.

A través de un comunicado, Pizarro se defendió señalando que la relación comercial que mantuvo Peñafiel “con empresarios vinculados a la explotación de juegos de destreza, se ajusta plenamente a toda la normativa vigente”. Pero junto con ello acusó que el reportaje de Informe Especial “acomoda hechos aislados para crear un escenario y atribuirme un comportamiento por lo menos dañino a mi quehacer parlamentario”.

Una tesis que también salió a instalar por la prensa la jefa de los senadores DC y una de sus aliadas al interior de la colectividad -partido donde el cuestionado congresista tiene congelada su militancia a raíz de su participación en el Caso Soquimich-, la senadora Yasna Provoste. Citada por La Tercera, plantea que lo que a su juicio se intenta lograr con la investigación de TVN es tratar de “inmovilizar” a Pizarro para que no sea gravitante en las discusiones de proyectos del Gobierno que tienen lugar en este momento en el Congreso.

“Pareciera que este tipo de declaraciones busca inmovilizar a un senador de nuestra bancada de debates importantes, como la reforma al Código del Trabajo en el tema de las 40 horas, en la reforma tributaria”, acusó Provoste.

Desde otra vereda, la también senadora Carolina Goic señaló que le parece “legítimo que la prensa haga investigaciones, ese es su rol y le hace bien a la democracia”. En ese sentido, si bien destacó que Pizarro “ya hizo sus descargos en la nota”, de todas formas apuntó que “una debe inhabilitarse siempre que haya un mínimo riesgo de que existan conflictos de intereses”.

Y es que en un partido como la Democracia Cristiana -parte de una coalición de centroizquierda, pero que permanentemente se alinea con los gobiernos de derecha-, no hacer esto último por las razones que sea puede perfectamente poner a un DC en la trinchera opuesta a la de los que dirigen la colectividad. Se dice que las relaciones entre Pizarro y Fuad Chaín, mandamás actual de la falange, están completamente cortadas.

Algo que sabe perfectamente el ahora ex diputado democratacristiano Raúl Soto, quien al no votar como hicieron sus “camaradas” y oponerse a la reforma tributaria de Sebastián Piñera que beneficiará a los sectores más ricos del país, terminó renunciando al partido acusando que este hoy está “prácticamente vendido a la derecha chilena”.

Ahora, entre Pizarro y Soyo hay un mundo de diferencia, básicamente porque al menos este último no ha sido hasta ahora acusado de estar involucrado en ningún caso de corrupción ni de financiamiento delictual de la política.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *