Hijo de Alex Núñez, manifestante asesinado en Maipú: “Lo emboscaron por atrás y lo golpearon todo el rato en la cabeza”

Rodrigo cuenta que su papá pasó todo el día lunes en el hospital. Ya en la madrugada del martes, a las tres y media aproximadamente, Alex falleció a causa de los golpes propinados por Fuerzas Especiales de Carabineros.

El domingo 20 de octubre, en las afueras de la incendiada estación de Metro El Sol, en Maipú, varios manifestantes y transeúntes fueron reprimidos brutalmente por Carabineros. Alex Núñez, de 39 años, padre de tres hijos, fue golpeado en cabeza, tórax y extremidades. Murió tras 18 horas de agonía. Este es el testimonio de su hijo. Este registro forma parte del Colectivo Registro Callejero.

Alex Núñez, eléctrico de 39 años y papá de tres hijos, salió a las nueve de la noche del domingo 20 de octubre. Tuvo que hacerlo para realizar unas entregas. Cuando llegó a la Plaza Juan José Rivera, aledaña a la estación del Metro Del Sol, fue interceptado por la policía.

En el sector habían manifestaciones y ya corría el horario del toque de queda. Era la segunda jornada con la restricción de circulación y la habían decretado más temprano que el día anterior.

Lo emboscaron por atrás y ahí lo golpearon en la cabeza, todo el rato en la cabeza“, señala Rodrigo Núñez, su hijo. “Los pacos llegaron pegándole a todo el mundo”, agrega.

Según Rodrigo, su papá se movilizaba haciendo arreglos por todos lados. “Esto es lo que hacía mi taita’”, dice, mientras muestra un cartel que detalla los servicios de “Reparaciones Núñez”.

Justo en el momento en que Alex llegó cerca de la estación del Metro, arrancó al ver los piquetes policiales. Mientras corría, llegaron motos y autos de Carabineros. Ahí, como cuenta su hijo, los uniformados se bajaron a golpear y disparar perdigones.

Rodrigo, quien también se manifestaba en su barrio, comenta que alcanzó a arrancar y a meterse a las casas antes que la policía los atrapara. “Al rato, a los diez o quince minutos que se fueron los pacos del pasaje, nosotros salimos y vi a alguien que venía caminando como podía“, relata.

Ya al verlo llegar, era él. Era mi papi, estaba todo desfigurado. Ahí le dije que se fuera para la casa. Lo trajimos para acá y después al rato lo vino a ver mi mamá”, añade. Alex le decía a su hijo que le dolía la cabeza y sólo quería acostarse.

A las ocho de la mañana del día siguiente, el tío de Rodrigo lo llamó por teléfono y le dijo que ya no estaba respirando. Botaba cosas por la boca y por la nariz. “Cuando llegué lo estaban asistiendo en la ambulancia, él se fue entubado de aquí”, asegura.

Rodrigo cuenta que su papá pasó todo el día lunes en el hospital. Ya en la madrugada del martes, a las tres y media aproximadamente, Alex falleció a causa de los golpes propinados por Fuerzas Especiales de Carabineros.

En el momento que sufrió la golpiza de la policía, Alex no pudo darse cuenta de nada. Sólo pudo decirle a su hijo que le habían dado muchos “palos en la cabeza”. Los efectivos de Carabineros venían sin identificación. Sin el nombre de la comisaría. Sin nada.

Sin embargo, hubo más personas del sector que llegaron heridos al barrio. Ellos han ayudado como testigos en el caso del papá de Rodrigo. “Viera usted cuántos vi pasar. Con perdigones, con palos, muchos… Había harta gente con familia, con sus ollas, tocando su cacerola… llegaron ahí los asesinos”, sentencia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *