Las incongruencias en la muerte de César Mallea: el hombre que apareció colgado en la comisaría de Peñaflor

La policía uniformada dice que fue un suicidio, que César se colgó con la huincha de una frazada que descosió. La familia acusa que Carabineros y el Instituto Médico Legal no dieron informaciones claras respecto a su deceso, a la vez que destacan que el hombre se contactó con su hija y su expareja, luego de que fuera detenido por infringir el toque de queda, la madrugada del 25 de octubre, y que hizo planes para el día siguiente.

En Fiscalía señalan que, aunque no hay un video con la imagen de César colgado, siguen la tesis de suicidio, pese a que el único testigo, un compañero de celda, no vio nada porque estaba dormido.

La familia acusa que Carabineros y el Instituto Médico Legal no dieron informaciones claras respecto a su deceso, a la vez que destacan que el hombre se contactó con su hija y su expareja, luego de que fuera detenido por infringir el toque de queda, la madrugada del 25 de octubre, y que hizo planes para el día siguiente. En Fiscalía señalan que, aunque no hay un video con la imagen de César colgado, siguen la tesis de suicidio, pese a que el único testigo, un compañero de celda, no vio nada porque estaba dormido.

El cuerpo de César Mallea (46) apareció semicolgando dentro del calabozo de la 56° Comisaría de Peñaflor, la madrugada del jueves 25 de octubre. La Región Metropolitana llevaba seis noches de toque de queda, resguardada por militares y carabineros. César había salido a ver a su hija de 19 años, Catalina, quien vive con su madre. Pasadas las 23:30 horas del 24 de octubre, el comerciante habría tomado el camino de vuelta a casa de sus padres.

César fue detenido a la 01:00 por “manejar en estado de ebriedad” y romper el toque de queda. Iba a ser formalizado la mañana siguiente, en la Fiscalía de Talagante, detalla Carabineros a El Mostrador. “El caballero súper relajado, ni se le esposó, no fue agresivo, no puso resistencia, nada”, agregan desde la institución. Fue llevado a constatar lesiones, firmó los documentos de su detención y posteriormente fue ingresado a una celda de la comisaría. A las 04:05 hrs., según registra su certificado de defunción, César Mallea murió en el “Hospital de Peñaflor”, debido a una “asfixia por ahorcamiento”, aunque su familia insiste en que fue trasladado sin signos vitales hasta el recinto hospitalario.

El mayor Jorge Zúñiga, a cargo de la Comisaría de Peñaflor, informó –a través del Departamento de Comunicaciones de la institución– que el hombre de 46 años y 1,90 de altura, se colgó al interior de la comisaría, con una “cinta” que sacó de una frazada que le había sido entregada por los funcionarios de guardia. La misma versión se le entregó a su ex pareja, Ana González, a sus padres y hermana, Marusella Mallea, quien llegó hasta la Comisión de Derechos Humanos del Senado, el 29 de octubre pasado, para dar cuenta del caso.

Ya detenido, César le mandó un audio a su hija, en el que le decía que se verían al día siguiente. Pasadas las 2:30 hrs., llamó desde la comisaría a Ana Castillo, le dijo que estaba detenido por infringir el toque de queda y que llegara a las 8 de la mañana en punto a Fiscalía de Talagante, porque ahí lo liberarían. “Él me habló por teléfono y él no tenía nada, hablaba súper bien, decía que estaba tranquilo”, dijo su expareja a 24 Horas.

Según los registros del teléfono móvil de Ana Castillo, César la llamó en cinco ocasiones desde el celular de una funcionaria de la comisaría. Desde la institución explican que “por intermedio de Carabineros, él (César) llama a su señora, pero no estaba con su señora, le grita te amo y cosas, debe ser por el tema que estaba con un poquito más de alcohol”.

Casi dos horas después, a las 4:45 a.m., suena el teléfono de Ana, Carabineros le pide que se traslade a la comisaría y le envían una patrulla a recogerla. “Cuando llega allá (comisaría), en la entrada había una formación de Carabineros, algo extraño, una medialuna. Ana pregunta qué ha sucedido, y se acerca el oficial, informándole que mi hermano, César Mallea González, se había ahorcado, perdiendo la vida”, relata Marusella Mallea. A sus padres, los llamó una carabinera, pasadas las 6:20 hrs., y “les dijo que se había ahorcado”.

Según relata Marusella, Ana habría llamado a su tío, Juan Arancibia, quien habría ayudado a poner el cuerpo de César en una bolsa, allí habría visto una serie de moretones en su torso. “Juan Arancibia le pregunta al carabinero: ¿por qué el cuerpo del César estaba con tantos hematomas en su espalda? A lo que el carabinero le contesta: “Ya, rapidito a la bolsa, no haga atado, hagámoslo rápido”, asegura Marusella.

“Yo le dije que yo igual quiero pasar, porque también lo quería ver y no me dejó pasar, y ahí entró mi tío con un amigo de él, y ahí vieron que su cuerpo estaba todo morado en la espalda”, relató Ana a 24 Horas.

Con una fotografía de César ya fallecido, Marusella muestra los moretones que tenía su hermano en el rostro, ante los senadores y ante el Jefe del Departamento Jurídico de Carabineros, quien estaba de invitado en la Comisión. (fotografía contenido delicado).

César tenía tres hijos, de 9, 11 y 19 años, uno de ellos bajo el cuidado de su hermana Marusella. “Alguien me puede decir qué explicación le puede dar a la niña, qué le ocurrió a su papá. ¿Cómo le explico que su papá entró caminando detenido, y el domingo lo ve en un cajón, cómo le explico eso a mi niña?”, expresa.

Sin informes

En la comisaría, su hermana y padres fueron recibidos por policías de Investigaciones, el subinspector de la Brigada de Homicidios, Fabián Pérez, y el comisario Sebastián Vergara, quienes “en primera instancia nos manifiestan que es raro lo sucedido y estaban realizando todo lo necesario para esclarecer los hechos”.

Según Marusella, Carabineros nunca se identificó y solo les entregó información de forma oral. Le mostraron dos archivos de la cámara de seguridad. “El oficial a cargo de la comisaría nos ofrece ver varias grabaciones de las cámaras de seguridad del calabozo, precisamente en el momento en que íbamos a ver las cámara, el encargado le informa a su superior que hubo un desperfecto en el sistema de seguridad de las cámaras del calabozo, que solo tenían algunos archivos guardados en un PC portátil”, relató en la comisión de DDHH.

Le muestran dos videos, uno en el que César entra al calabozo, se saca las zapatillas y se acuesta; luego otro, en que “aparece mi hermano colgado en el calabozo, carabineros ingresando y descargándolo, y –aparentemente– prestándole primeros auxilios (…) la secuencia completa nunca nos la mostraron”, agrega.

Carabineros señaló inicialmente a El Mostrador que César Mallea había fallecido en la comisaría y no entendían por qué su certificado de defunción aparece con su deceso en el hospital. En un nuevo contacto, explican que los funcionarios de turno manifestaron que César “tenía pulso o latidos”, esta misma información fue entregada a la familia, pero en el Hospital de Peñaflor les habrían indicado que César llegó “sin signos vitales”.

“Nos dirigimos a la emergencia del hospital, se nos indicó que el cuerpo había sido trasladado al Instituto Médico Legal, en Melipilla. No nos permitieron ver el cuerpo de mi hermano, no nos permitieron vestirlo, no nos permitieron sacarle fotos, solo nos permitieron verlo una vez que estuvo dentro del cajón, vestido. Tuvimos que pagar extra para que lo vistieran, no se podía tocar dentro del cajón, solo mirar, dejaron los teléfonos fuera”, relata Marusella. César vestía un buso gris, pero en el video de cuando ingresa a la comisaría aparece con una polera, jeans y zapatillas, “mi hermano no usaba ropa deportiva”, agrega.

Tras conocerse la muerte de César Mallea González la familia y vecinos de Peñaflor organizaron marchas y velatones, su madre, Bernardita, de 72 años, salió a la calle a pedir justicia y el resto de la familia insiste en que hay que resolver las inconsistencias en la declaración de Carabineros. Pocos medios de comunicación han sacado públicamente el caso, pero la historia revivió en redes sociales, luego que el sitio Nuestra República entrevistara a la hermana de César, lo que trajo consigo nuevas manifestaciones en la comuna.

La versión de Carabineros

En la Comisión de DDHH del Senado, Jaime Elgueta, jefe del Departamento Jurídico de Carabineros, escuchaba atento la declaración de Marusella Mallea. “En lo personal, sabe… esto va mucho más allá, en realidad, de lo que a veces percibe de forma cercana. Porque efectivamente, los hechos, le pudo haber pasado a cualquier persona que nosotros conociéramos, nuestros parientes. De repente los hijos, porque tengo adolescentes, ante una situación así, uno nunca sabe con quién se va a encontrar en un periodo de contingencia”, señaló.

Elgueta agregó que el caso debió ser enviado “a la Dirección de DDHH que tiene Carabineros y a la Dirección de Justicia, entendiendo que esto fue denunciado al Ministerio Público y ya está trabajando la Policía de Investigaciones”. Una investigación sumaria que, según Carabineros, está en curso.

Desde la institución puntualizaron a El Mostrador que la investigación y toda la información están en manos de la Fiscalía, pero relataron la sucesión de los hechos, que fueron declarados por los funcionarios dependientes del mayor Jorge Zúñiga.

Aseguran que tomaron detenido a César Mallea a la 1 de la mañana por manejo en estado de ebriedad e infracción al toque de queda, “estaba con buen ánimo, había un compañero en el calabozo”, precisan desde el Departamento de Comunicaciones. Afirman que unos minutos después “el caballero saca la huincha de una frazada” y posteriormente se cuelga en el calabozo.

Carabineros destaca que les informaron que “ellos mismos (familia) señalan que el caballero lo había intentado hacer anteriormente”. Este medio consultó a su familia y Carla Martínez, su sobrina, señaló que esto “era falso”. Además, Carabineros insinuó que César seguía a su exesposa, que le pedía que volvieran a estar juntos. Al preguntar si insinuaban que el hombre acosaba a su exesposa, Carabineros responde “que no hay denuncias previas”.

Luego reiteran que César se ahorca con la cinta y “que muere en el calabozo”, agregan que “las cintas de video están a disposición de la familia” y que se les mostró la imagen en que César saca la huincha de la frazada y se ahorca, versión que es cambiada.

En un segundo contacto con El Mostrador, la policía uniformada explica que “las cintas de video las muestra el oficial de la Brigada de Homicidios de la PDI” a la familia, “ya estaba la BH trabajando en la comisaría, él le muestra el video, de lo poco que había bajado, el general de investigaciones de la PDI. Nosotros, directamente le mostramos, al día siguiente, el video al Instituto de Derechos Humanos, una vez que se descarga completo el video, y es el que se remite a la Fiscalía, donde se muestra que el caballero, lamentablemente, saca la frazada, la cinta, y se suicida al interior del calabozo. Es por eso que el INDH desestima presentar una querella en contra de Carabineros, por tortura, delitos u otros”.

Destacan que tras constatar lo ocurrido contactaron a la Fiscalía y que luego el Ministerio Público llamó a la Brigada de Homicidios de la PDI, que al llegar los familiares ambos estaban constituidos en el lugar. Respecto al traslado del cuerpo de César hacia el hospital, Carabineros explica que fueron ellos quienes lo llevaron al centro asistencial y que no lo trasladaron en una bolsa, “en el hospital se le constata la muerte”.

Respecto a la persona que estaba en la celda junto a césar, Carabineros precisa que prestó declaración, pero que eso es materia de la investigación de Fiscalía.

Fiscalía y tesis del suicidio

El Mostrador se contactó con la Fiscalía Regional Metropolitana Occidente, desde donde manifestaron que siguen la investigación bajo la tesis del suicidio, «efectivamente, entre otras razones, por lo siguiente: de acuerdo a lo señalado desde la Fiscalía de Talagante, en el calabozo había una cámara de seguridad que si bien no capta el momento en que se cuelga, sí capta al Sr. (César) realizando el vínculo en la celda».

Al consultar a qué se refieren con el «vínculo», agregan que la Fiscalía de Talagante informó que «se ve realizando el vínculo en un ángulo de la cámara, pero no se ve cuando se cuelga». Agregan que «el Sr. no estaba solo en la celda. Había otro detenido, que dijo que por largo rato dio problemas y ante eso, él se dio vuelta en la cama o litera, se tapó con otra frazada y se quedó dormido».

Este medio consultó al Instituto Nacional de Derechos Humanos si efectivamente Carabineros le había mostrado el video donde César descosía la frazada, sacaba la cinta y optaba por colgarse al interior del calabozo, pero tampoco obtuvo ninguna respuesta oficial. En off, desde la institución señalan que, si no se ha presentado una querella, es porque se estaría esperando el resultado de la información de Fiscalía.

Cabe destacar que este no es el único caso de un suicidio en una comisaría bajo estado de excepción. El otro caso es el de Germán Aburto Aburto, quien falleció en la Cuarta Comisaría de Molina, donde estaba detenido por una denuncia de Violencia Intrafamiliar (VIF) y desde el Ministerio Público señalan que los peritajes confirmaron el suicidio. Carabineros coincidió con dicha información.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *