Gobierno boliviano denuncia intención de golpe de Estado y llama a ciudadanos a “defender pacíficamente la democracia”

Esta mañana diversos cuarteles de policía de Bolivia amanecieron con sus efectivos amotinados contra el gobierno de Evo Morales, agudizando el conflicto y las manifestaciones por su reelección, tanto así, que el mandatario denunció un intento de golpe de Estado y llamó al pueblo a ocupar las calles y «defender pacíficamente la democracia».

El Presidente de Bolivia Evo Morales, llamó este viernes a la ciudadanía a defender de manera pacífica la democracia, la cual estaría amenazada según el mandatario por “grupos violentos”.

Morales publicó el mensaje en su cuenta de Twitter. “Hermanas y hermanos, nuestra democracia está en riesgo por el golpe de Estado que han puesto en marcha grupos violentos que atentan contra el orden constitucional. Denunciamos ante la comunidad internacional este atentado contra el Estado de Derecho”, escribió.

“Convoco a nuestro pueblo a cuidar pacíficamente la democracia y la CPE para preservar la paz y la vida como bienes supremos por encima de cualquier interés político. La unidad del pueblo será la garantía para el bienestar de la Patria y la paz social”, sentenció el gobernante boliviano.

Estos mensajes fueron publicados luego de que este viernes, alrededor de las 18.00 horas, estallara una sublevación de la policía en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) de Cochabamba, la que en cuatro horas se extendió a reparticiones de otros cinco departamentos: Chuquisaca, Beni, Santa Cruz, Potosí y Oruro. A esta hora, de acuerdo a los medios bolivianos, hay siete regiones en las que existen policías amotinados, sin embargo, La Paz aún no es una de ellas.

Este conflicto, que ha escalado hasta el punto de llegar a la sublevación de la policía, comenzó con las denuncias de fraude en los comicios del 20 de octubre – que decidieron la reelección de Evo morales -, aún sin pruebas, por las que el ejecutivo solicitó a la Organización de Estados Americanos (OEA) una auditoría al recuento oficial de votos, para transparentar ese proceso, la cual comenzó el 31 de octubre y se prevé que termine el 13 de noviembre.

No obstante, los opositores Luis Camacho y Carlos Mesa rechazaron la auditoría que en un inicio aceptaron, provocando la agudización del conflicto.

Como señala la Cancillería boliviana, estos grupos políticos “día a día impulsan una serie de medidas y acciones antidemocráticas, tales como la quema de instituciones, persecución a indígenas, campesinos, obreros, la convocatoria a las Fuerzas Armadas (FFAA) a desconocer al Gobierno y demandar la renuncia del presidente Evo Morales”.

Además, esta sublevación se produce aún cuando el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, convocó este viernes a los grupos de policías que han expresado diversas demandas institucionales, a sostener un diálogo para resolver sus reclamos, al tiempo que descartó sacar de sus cuarteles a las fuerzas militares, como informó Telesur.



Suscríbete a nuestro bóletin

y recibirás un email semanal con un resumen de los últimos artículos.
Más información.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *