Piñera en jaque mate por el pueblo alienígena

Nuestro pueblo comprendió que  el precio de desentenderse de la política es ser gobernado por los peores hombres.

La soberanía reside en el pueblo [Rousseau], en democracia es el pueblo soberano por intermedio del voto, plebiscitos y asambleas constituyentes quien tiene la última palabra. Nuestro pueblo comprendió que  el precio de desentenderse de la política es ser gobernado por los peores hombres [Platón]. El destino de nuestra nación depende de una sociedad consciente, el poder debe  bajar a toda la ciudadanía  para decidir el país que queremos. 

No es el mercado, como piensa y preconizan los neoliberales  que puede  darle al país la justicia social que necesitamos para convertirnos en una mejor sociedad. Es el Estado, institución simbólica por excelencia, la encargada por intermedio leyes de entregarle esa justicia a la nación. Piñera ya no puede ofrecerle  nada bueno a nuestra patria, tuvo la oportunidad dos veces, se dedicó gobernar para los suyos  y para sus propios intereses jamás un hombre con desmesurada avaricia debió ser dos veces  presidente de Chile—

Cierto  sector político y económico,   por su ideología, por sus propios intereses de clase y económicos, se opone rotundamente a una asamblea constituyente para no instaurar  un modelo justo, a uno que les quite el negocio de la educación, de la salud, de las AFP y los recursos naturales —un Estado que defienda el interés general de Chile—

La patria de los codiciosos  no es Chile, sino más bien sus privilegios de dominación de clase y su estatus socioeconómico. No es amor a Chile ni a su pueblo, es amor a su propia riqueza material. Como va tener Patria un multimillonario como Piñera, quien prefiere evadir impuestos poniendo su fortuna en paraísos fiscales, en lugar de contribuir con ellos a programas sociales que benefician a miles de chilenos y chilenas que necesitan de un apoyo estatal. Son los mejores hombres, por su sabiduría, los que buscan la excelencia de la justicia del alma, quienes deben llegar al poder de la República.

En efecto, por la dignidad y la grandeza de Chile, no nos merecemos tener un presidente con el prontuario de Piñera. En su gobierno anterior, pudo limpiar sus antecedentes del pasado haciendo realidad su promesa de tener un gobierno de excelencia, resultado: varios de sus ministros y secretarios de Estado fueron  formalizados e imputados por corrupción o financiamiento ilegal.

En su actual gobierno ha llevado a Chile a su peor crisis institucional después del golpe de Estado del 1973, ha violado sistemáticamente los derechos humanos con el brazo armado  de la barbarie de los carabineros violando, asesinando y dejando sin ojos al menos 150 compatriotas.  

Chile necesita un presidente que encarne valores y principios éticos para continuar avanzando en educación, en la posibilidad de hacer una Constitución soberanamente democrática, para  establecer un Estado que intervenga contra aquellos que se coluden, contra la inconsecuencia del alto costo de vida, intervenir para sueldos dignos, establecer sueldos consecuentes para los actores políticos que representan al pueblo en el gobierno y en el congreso.

Por todo lo anterior, Piñera por el bien de Chile debe renunciar, somos millones los alienígenas que clamamos en todos los rincones a lo largo y ancho de nuestra patria tu renuncia.



Suscríbete a nuestro bóletin

y recibirás un email semanal con un resumen de los últimos artículos.
Más información.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *