Esteban Medina, el violinista de Concepción fue agredido por carabineros por tocar su violín en las calles penquistas.

Con un violín y una bandera mapuche amarrada a su cuello, Esteban Medina recorre las calles de Concepción en medio de las intensas jornadas de manifestaciones tocando las de Voctor Jara y Bella ciao.

El joven explicó en una entrevista que la idea original era tocar música “como de guerra, por los enfrentamientos (…) al principio todo esto era una fiesta, pero después, con los abusos de los que se supo, pasó a ser algo triste».Según contó el “violinista solitario”, su instrumento se le había quedado en el Mall del Centro, por lo que en las primeras manifestaciones “salí a gritar y a bailar con una máscara y una cacerola”.

Esteban reconoció que el primer momento intenso lo vivió en la Plaza de Tribunales, donde se acercó para homenajear a los fallecidos durante estos días. «Elegí tocar Gracias a la Vida y Todos Juntos, la gente escuchó con mucho respeto hasta el final, y cuando quise hablar no pude, porque me puse a llorar».El músico, quien aprendió a tocar viola y luego violín cuando estudiaba en la escuela Cruz del Sur de Talcahuano, contó además que “la gente de la calle me aplaude, y también desde los edificios, la música es muy bien recibida, me han aplaudido incluso los carabineros».

«Se genera una especie de silencio, la gente se detiene a escuchar, siento que les regalo un momento de paz en medio de todo lo que está pasando estos días», agregó.Respecto a las razones para portar la bandera mapuche, explicó que “tenía pensado ir con la bandera chilena, pero llevo ésta porque me siento más identificado».

No obstante, en estos días fue agredido  por carabineros, Esteban es consolado por reporteros independientes “ Qué mierda  de persona le pega a otra por andar con un violín”. De acuerdo a sus declaraciones, fue detenido y golpeado a palos, él les tuvo que decir que era el violinista que andaba en las protestas  tocando su música y ahí lo han dejado libre.

Video de Javier Januka




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *