Una derecha machista y cavernaria bloquea en la Cámara la paridad de género y le declara la guerra al movimiento feminista

Una consulta ciudadana en la que votaron más de dos millones de personas el pasado domingo dio por resultado un rotundo apoyo a los tres temas que precisamente hoy fueron rechazados por la mayoría de la cámara de diputados.

La cámara de diputados de Chile aprobó hoy por 127 votos a favor, 18 en contra y cinco abstenciones, un acuerdo para una nueva Constitución alejado de las aspiraciones de la mayoría de los chilenos.

Ello porque fueron rechazadas las propuestas que incluirían en el mecanismo constituyente la presencia femenina a partes iguales con los hombres, escaños reservados para los pueblos indígenas, y la participación de independientes lo cual fue acogido con grades abucheos desde la gradería de la sala del Congreso.

En la sesión larga, acalorada e interrumpida en más de una ocasión por mujeres manifestantes reclamando la paridad de género, se impuso al final la propuesta de la coalición de derecha, respalda por parte de la oposición.

Esta reforma constitucional es resultado del denominado ‘acuerdo por la paz y una nueva constitución’ firmado a mediados de noviembre por la coalición de derecha y algunos partidos de oposición y del cual se distanciaron los comunistas y otras fuerzas.

Desde ese mismo momento el Partido Comunista alertó sobre las carencias del controvertido acuerdo, precisamente por no incluir a los pueblos originarios y a las mujeres, y haberse maquinado entre cuatro paredes sin escuchar la voz del movimiento popular.

Aunque con anticipación se daba por seguro el quórum parlamentario a favor de la reforma, el acalorado debate se centró en las indicaciones que presentó la oposición para garantizar la paridad de género en la Convención Constituyente, los escaños reservados para los pueblos originarios y delegados independientes.

Sin embargo esas propuestas que sí habían sido aprobadas el lunes por una comisión de la cámara, este miércoles no alcanzaron los votos suficientes, pues la bancada de derecha votó en contra, lo cual fue calificado por analistas como una actitud que si no se rectifica, a la larga descalificará el proceso constituyente.

Ahora tocará al Senado dar su última palabra, y quienes se manifestaron a favor de la participación femenina, de indígenas e independientes anunciaron que continuarán batallando para que esos sectores sociales estén presentes en la Convención Constituyente.

Jaime Mulet, presidente del Partido Regionalista Verde, una de las fuerzas que se opuso al acuerdo de noviembre, calificó la votación como una muy mala señal para todos los chilenos que desde el 18 de octubre salieron a las calles a manifestarse.

Por su parte, el diputado comunista Boris Barrera advirtió que el proyecto quedó tal como lo firmaron en noviembre, y recordó que los comunistas fueron muy criticados por no haberlo firmado, porque en realidad no se sumaron a la triste votación de este miércoles.

Señaló que, en cambio, sí votaron a favor de la paridad de género, de escaños reservados para pueblos originarios y asegurar participación de independientes.

Una consulta ciudadana en la que votaron más de dos millones de personas el pasado domingo dio por resultado un rotundo apoyo a los tres temas que precisamente hoy fueron rechazados por la mayoría de la cámara de diputados.



Suscríbete a nuestro bóletin

y recibirás un email semanal con un resumen de los últimos artículos.
Más información.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *