Piñera debe irse antes que sea tarde

Eso es el Chile que despertó, que no duerme ni se relaja. Ningún político puede hoy salir a la calle, ni un policía subirse a un bus o al metro con tranquilidad. Gobiernan y viven con miedo porque ya saben o intuyen que esa ola es un tsunami que los arrastrará.

Es el colapso en toda su magnitud. La ruina, el desfonde. Si la clase política y las elites que tienen el control de este país intentaban no hacerse cargo de la catástrofe, el informe que ha entregado la encuesta CEP termina por cerrar las dudas y escribir la conclusión. El instrumento de medición certificado por ellos mismos, el que dice que un metro mide un metro, ha expresado en cifras, variables y estadísticas aquello que pasa en la calle. A partir de ahora, ya no habrá dudas de que Chile es un país fracturado y en decadencia. Se lo han dado por escrito.

Un deterioro que tiene responsables. Y lo ha dicho también el instrumento de medición. Los culpables del estallido social son los políticos, los partidos, los empresarios y todo lo que detente poder. Un tablero en cuyo centro está, hoy un poco borroneada, la figura de Sebastián Pìñera, hundida hasta más arriba del cuello. Con un casi nulo  seis por ciento de aprobación, que destrona todas las marcas nacionales, latinomericanas (el prófugo peruano Alejandro Toledo tenía un ocho por ciento) y si sondeamos un poco, tal vez mundiales. Piñera es un cadáver, con suerte un zombie político.

En el informe sobre el sondeo del CEP nadie ni nada se salva. Los diputados y diputadas tienes un ridículo tres por ciento de apoyo y los partidos políticos un dos por ciento. Y en estos hoyos, Piñera acompañado de la impresentable UDI Jacqueline van Rysselberghe y la antipática, pinochetista por naturaleza y ministra de Educación, Marcela Cubillos.

Esta es una encuesta, una medición que expresa la realidad social del Chile desesperado e indignado creado por los mismos partners de los oficiantes del sondeo. ¿La CEP tampoco pudo anticipar el estallido? ¿No lo vio venir? Por qué ahora, cuando las evidencias son palmarias, lo mide. ¿Cuál es la finalidad de las encuestas sino expresar y anticipar escenarios?

A partir de esta hiperrealidad de nuestra escena social y política  ya no vale ni la negación del Chile Vamos ni la obstinación del gobierno en tropezar cada mañana con la misma piedra. Esto no se arregla con más policías, ni con más golpes, gases y heridos. Esto no tiene reparación ni reforma. Piñera, con la nula legitimidad, no puede hacer ni anuncios, ni ofrecer bonos. Piñera y su gobierno no tienen horizonte en un país sin expectativas. Viven al día. Han de agradecer que todavía puedan mirar la hora.

Los chilenos han tomado conciencia de su papel subalterno en la historia neoliberal y han logrado romper el hechizo que los paralizó durante los últimos treinta años. Eso es el Chile que despertó, que no duerme ni se relaja. Ningún político puede hoy salir a la calle, ni un policía subirse a un bus o al metro con tranquilidad. Gobiernan y viven con miedo porque ya saben o intuyen que esa ola es un tsunami que los arrastrará.

Hecho el diagnóstico, de esta cómo se sale. Las demandas y las voluntades están claras, escritas en cartones y en todos los muros del país. De partida, desparasitar y desratizar el sistema político desde La Moneda al Congreso. Deshacerse desde el presidente al último parlamentario y operador político. Fin de los saqueadores de los recursos naturales, de especuladores financieros, de los carteles corruptos y otros abusadores. La lista es larga pero clara.

El gobierno de Piñera es una ruina flanqueada por Carabineros de Chile, la clase política, aduladores interesados y un poder económico que no encuentra todavía mejores refuerzos. Porque esta tragedia de eso se trata. De terminar con los saqueos y abusos, con los  especuladores, inversionistas aventureros que buscan altas rentabilidades obtenidas mediante el saqueo de los recursos naturales, del robo del trabajo asalariado a través de las pensiones, del crédito arbitrario como herramienta de destrucción y paralización. Es por eso que Piñera, que está ahí por delegación de estos capitales y en defensa de los suyos, tiene que salir. Porque no tocará jamás ni a las AFP ni a todos los saqueadores.

Los chilenos en la calle están curtidos. Han sido mutilados, heridos, gaseados y seguirán ahí despiertos. Piñera y la clase política debe irse antes que sea tarde.



Suscríbete a nuestro bóletin

y recibirás un email semanal con un resumen de los últimos artículos.
Más información.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *