Macron crea un derecho de censura policial contra los sitios en internet

Con esta nueva disposición, adoptada a hurtadillas, la policía podrá cerrar muy fácilmente los sitios web alternativos. En efecto, para poder responder a sus requerimientos en menos de una hora a cualquier hora del día o de la noche se requiere un gran equipo de moderadores.

El miércoles 22 de enero, la mayoría del LREM aprobó en segunda lectura el proyecto de ley Avia, supuestamente destinado a combatir el odio en Internet. El pasado mes de julio defendí una moción de rechazo de este texto. En efecto, detrás de intenciones aparentemente loables, abre la posibilidad de prácticas peligrosas en las redes sociales, incluyendo la censura privada. La intervención de las multinacionales digitales en la vida política es ya una realidad. En 2019, Facebook cortó el canal WhatsApp de Podemos en medio de las elecciones generales españolas. En 2018, un cambio en el algoritmo de búsqueda de Google en los Estados Unidos penalizó severamente a los sitios web izquierdistas y antiimperialistas.

Pero la segunda versión de este texto contiene una disposición aún más grave. El gobierno utilizó este texto para dar a la policía un poder arbitrario y absoluto de censura en Internet. Y lo hizo sin avisar y en el último minuto; propuso una increíble enmienda. Obliga a las plataformas digitales a retirar el contenido en menos de una hora si la policía francesa lo solicita en nombre de la lucha contra el terrorismo. Si no lo hace, la plataforma puede cerrarse administrativamente. Por supuesto, depende enteramente de la policía determinar lo que se incluye en la definición de «terrorismo». Actualmente es una práctica común que este pretexto se utilice para reprimir a los oponentes sociales y políticos. Por ejemplo, las disposiciones del estado de emergencia se han utilizado ampliamente para mantener bajo arresto domiciliario a los activistas ambientales y sindicales.

Con esta nueva disposición, adoptada a hurtadillas, la policía podrá cerrar muy fácilmente los sitios web alternativos. En efecto, para poder responder a sus requerimientos en menos de una hora a cualquier hora del día o de la noche se requiere un gran equipo de moderadores. A menudo no es el caso de los sitios pequeños sin fines de lucro. El régimen restablece así una forma de censura real, a través de la cual el monarca puede cerrar un periódico de la noche a la mañana. Todo el mundo sabe ahora que tales abusos pronto se convertirán en algo común.

Bajo Macron, el uso de la policía para la represión política se convirtió en la norma. 10.000 chalecos amarillos fueron puestas bajo custodia policial en un año, en su mayoría de forma arbitraria. Durante el movimiento contra la reforma de las pensiones se detuvieron abogados y un abogado. Los líderes sindicales se ven acosados por un sinfín de procedimientos legales.

Como suele ser el caso, el gobierno introdujo esta enmienda en medio de la noche y sin decírselo a nadie de antemano. No reveló esta intención cuando fue al comité. Afortunadamente, los diputados insumisos   Danièle Obono y Alexis Corbière, que estaban presentes para estudiar el texto, comprendieron inmediatamente y se opusieron a esta enmienda. Los pocos macronistas presentes, como de costumbre, lo adoptaron sin pensarlo. El proyecto de ley aún no ha sido devuelto a la Asamblea Nacional para su aprobación final. Debe ser combatido con más fuerza que antes. Es la defensa de las libertades públicas que son el fundamento de la República de lo que estamos hablando ahora.



Suscríbete a nuestro bóletin

y recibirás un email semanal con un resumen de los últimos artículos.
Más información.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *