Es una vergüenza, después de 40 años, tener todavía la constitución fulera Pinochet.

Una constitución llena de trampas, hecha por un asesino y torturador que además se robó millones de dólares. ¡Por Dios, qué vergüenza!

En esta entrevista con The Clinic, Patricio Bañados (84) analiza el estallido social y el actuar del gobierno, comenta el rol de los medios de comunicación frente a la crisis y recuerda con aprecio el Mundial de 1962 —del que fue presentador oficial— y su legendaria pero poco difundida entrevista con The Beatles. También, sorprende al revelar la vez en que enfrentó en un partido de fútbol a Sebastián Piñera.

La pasión de Patricio Bañados (84) es conversar. Eso asoma de inmediato en esta entrevista, donde los 45 minutos pactados se pasan de largo hasta las dos horas y quizás un poco más. La situación que se está viviendo desde octubre pasado, lo hace moverse con su sentido crítico habitual, con ironía y también con malestar. Siempre ha tenido una relación de tira y afloja con Chile, que en su libro Confidencias de un locutor, publicado en 2013, denomina como “el país de los compadres paleteados, donde todo se arregla a lo amigo”. La alusión es clara a lo que pasó después del plebiscito de 1988, donde fue el rostro principal y fundamental para que la franja del NO lograra su objetivo: acabar con la dictadura. Pero no le devolvieron la mano y poco a poco fue perdiendo espacio en la televisión hasta quedar totalmente afuera. 

Bañados ha pagado el costo de ser un crítico incorruptible de la izquierda y la derecha, y de mantenerse fiel a su dignidad, esa que le obliga a ser leal sólo con él. De todas maneras, no se arrepiente de haber sido la cara del NO, aunque aclara que no lo volvería a hacer. El riesgo fue mucho, lo amenazaron a él y a su familia. Una de sus hijas fue atropellada por un militar, en un hecho que prefiere no profundizar. De lo que sí le gusta hablar es de la contingencia, de los medios, de historia y de arte, de fútbol y cine. Bañados es un tipo culto, con una retórica elegante, habla en un café como si estuviera en su querida Radio Beethoven, que cerró sus transmisiones en 2019, pero todo indica que regresará este 2020, al ser comprada por la Universidad Católica. “Yo creo que voy a ser parte”, dice, humilde, sobre el nuevo ciclo de la radioemisora.

La humildad de Patricio Bañados aparece incluso cuando reconoce que le gusta la buena vida, viajar, comer en buenos lugares, cuando reconoce que hace varios años que no va al centro de Santiago. Quizás ahí radica su conexión con la gente, que lo sigue parando en la calle y agradeciéndole por su consecuencia, por sus contenidos en la TV, aunque hace tiempo que no está fijo en algún programa, sólo apariciones específicas y muy esporádicas. “Tuve ofertas de canales del cable en el 2015, pero no me interesaron”, señala. Por otra parte, se considera un personaje “peligroso” para los canales de televisión abierta.

¿Qué le parece lo que ha pasado en Chile desde octubre hasta ahora?

Esto se veía venir y se demoró demasiado, porque la gran traición se produjo después de la elección de Patricio Aylwin. Hay que recordar que Aylwin, a dos años de estar en la presidencia, dijo: “la transición ha terminado”. Eso está en los libros, no lo estoy inventando yo. Había senadores designados por Pinochet, comandantes en jefe de las fuerzas armadas y carabineros inamovibles, y él consideraba la transición terminada. Que no es una anécdota banal, porque en realidad se encontraron con esta gente que llevaba 17 años fuera de los cargos públicos del poder, de los conciliábulos, de los corredores de palacio, de mantener la conversación pública en sus dedos; por fin volvían a encontrarse con eso. Se produjo este funesto matrimonio entre el gran empresariado y la política, entre el gran financiamiento y la política. Y el pueblo chileno, entendiendo por eso al menos el 80 % de la gente, se encontró totalmente desprotegido. No tenían a quién recurrir, porque la clase política ignoró totalmente a los chilenos. Cuántas veces se habló de reformas al sistema de salud, porque Fonasa es una vergüenza, pero resulta que las isapres también son una vergüenza. Son una ganancia gigantesca y las AFP lo mismo. Todo ese desarrollo tan cacareado de Chile en los últimos 30 años es con el dinero de los chilenos.

Encuentro que era inevitable y lo encuentro absolutamente justificado. Nadie justifica que asalten pequeños locales y los quemen, pero me angustia la pregunta. ¿Si no hubiese habido todos esos incendios y asaltos le habría prestado la clase política la misma atención al movimiento, a pesar del millón y medio de personas que salió a la calle con niños, ancianos, gente de clase media y clase media alta incluso? Es una pregunta muy terrible.

¿Se esperaba este estadillo, así como pasó?

Bueno, el esperar que no implique desearlo. Yo creí que esto se podía producir, sobre todo en el último tiempo; empezó a ser evidente para mí cuando vinieron esos primeros asaltos con armas de fuego, cada vez de una manera más audaz, por decirlo así. Que indudablemente, aunque no fuera planificado, se estaba probando la muñeca, porque antes no existía eso. De repente, unos dijeron “bueno, aquí no tengo ni salud ni educación, que me importa a mí, me juego la vida en un asalto”. Así que yo veía venir esto, y lo dije en varias entrevistas. Mientras subsista esta totalmente injusta diferencia social en Chile, no vamos a tener paz. Además, hubo muchas provocaciones, hay una falta de tino, de inteligencia y de cultura, porque en el fondo esto es cultura. ¡Por favor!, si está en Aristóteles, en los diálogos de Platón, en lo que habla Sócrates: ¿cómo vivimos los seres humanos?, ¿dónde nace el ser humano? En vivir en armonía, en no desconfiar uno del otro.

¿Por qué se le acabó la paciencia a la gente?

Hay un viejo dicho, “se puede abusar de un poco de gente durante un poco tiempo, pero no se puede abusar de todo el mundo para siempre”. Llegó un momento en que la gente verdaderamente se da cuenta que no cambia nada. Cuánto tiempo llevan discutiendo, por ejemplo, los planes de las isapres, que no los entiende nadie. Así que era inevitable. ¡Pero si es que el abuso ha sido excesivo aquí! El abuso con exhibicionismo, además, de incompetencia, de indiferencia y de lo que sería imprescindible en un país como Chile. Esto sí que lo considero importante: Chile sigue siendo un país pobre. Para los estándares mundiales de los países ricos, Chile no es un país desarrollado. La norma de este país, el estilo de vida reflejado en cada cosa, en cada gesto, en cada palabra, en la forma en cómo vivimos diariamente debería ser la austeridad. Y esto está totalmente ausente. Deberíamos ver austeridad en los presidentes, austeridad en los frailes, austeridad en los ministros, austeridad en los colegios. Pero no, es todo lo contrario, una especie de exhibicionismo ridículo. Porque nos dominaron estos pobres muchachos educados en Estados Unidos, que creen que Estados Unidos es el cielo, cuando se mueran se quieren ir a Estados Unidos no se quieren ir al cielo. Estados Unidos, como muchos países, tiene mucho de admirable, pero tiene mucho de despreciable también, de falta de armonía, de falta de sentido social en muchas clases, la actitud que tuvieron siempre hacia los negros, para qué decir ahora que inventaron nuevas razas. Tú sabes que le pusieron a Antonio Banderas que no es blanco, en una clasificación de los premios Oscar. Es un país racista, convencidos de que son lo mejor del mundo. La juventud norteamericana es medio tierna, porque creen en la verdad y en ser bueno. ¿Cuál es el problema en eso? En que ellos creen que la verdad por la que hay que ser bueno, es la de ellos y eso es inamovible.

¿Cómo definiría el actuar del gobierno chileno durante este estallido?

Para mí, el gobierno chileno, y desde hace mucho tiempo, está gobernado de acuerdo al modelo que implantaron por tecnócratas, o sea, gente que sabe muy bien cómo hacer las patas de una mesa para que la mesa no tambalee, que sabe muy bien cómo hay que tender los cables, aunque ha quedado demostrado que no lo saben tan bien tampoco. Economistas de la Escuela de Chicago, pero no son gente culta, no son humanistas. Entonces, hemos estado y estamos todavía, en manos de una serie de técnicos que no están imbuidos de lo esencial de la vida, que es vivir en comunidad agradablemente y pasarlo bien. Es un gobierno tecnócrata, empezando por el presidente, que es como una máquina calculadora, y una máquina calculadora es una gran cosa, pero sirve para calcular nomás, no sirve ni para disfrutar en la playa mirando muchachas preciosas, ni para degustar la comida, ni para apreciar una obra de arte.

PIÑERA

¿Qué le pasa a usted con la retórica de Piñera?

Mira, yo no pretendo ser despectivo con nadie, no me gusta ofender a la gente, pero lo que pasa es que te voy a tener que decir que me da risa. Y eso es muy hiriente y no quiero ser hiriente, pero es verdad, porque dice esas cosas y además tan yanqui que termina ahora, pidiéndole a Dios que nos bendiga. Yo nací el año 35, pasé por el presidente Pedro Aguirre Cerda, Juan Antonio Ríos, Gabriel González Videla, Carlos Ibáñez del Campo, Jorge Alessandri Rodríguez, Eduardo Frei Montalva, Salvador Allende. Yo no escuché jamás a un presidente de Chile hacer alusión a Dios, nunca. Y de todos esos, el único católico convencido era Frei. Y llegan estos gringos de los Chicago Boys y este otro gringo, Piñera, también diplomado allá, que son de excelentes universidades, pero volvemos a lo mismo, excelentes universidades yanquis. A nosotros no nos conviene lo que les conviene a ellos. Si a los yanquis les conviene explotar nuestro cobre, a nosotros no nos conviene que nos exploten el cobre los yanquis. Entonces, Piñera me produce la impresión de un hombre, desde luego, muy bien intencionado, como son los yanquis, lo que pasa es que creen que tienen la razón, jajaja. 

Es interesante que piense eso de sus intenciones, porque me parece que no es lo que piensa mucha gente. 

Lo que pasa es que el hombre es incapaz de distinguir sus intereses de los intereses de la comunidad. Él está convencido de que mientras mejor le vaya a él, mejor le va al mundo y mejor le va al obrero, porque mientras cada uno luche por sí mismo mejor va a ser la cosa y obligarlos a pelear a muerte porque ahí se esfuerza al máximo la gente. Yo encuentro muy admirable que la gente se esfuerce al máximo, pero no encuentro que sea un dato tremendamente halagador. Yo no me he esforzado al máximo jamás en la vida. Me gusta dormir siesta, tomar un martini, viajar, he estado en Alaska, en la Antártida, en la India, en Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y la he pasado muy bien. He comido en el Maxim’s en París. Ahora, si hay un hombre que se esfuerza al máximo, lo respeto y lo admiro, pero no me den estas recetas universales; pedirle a Dios que nos proteja, yo no quiero que me proteja Dios.

Patricio Bañados. Foto: Francisco Ibañez

¿Alguna vez entrevistó a Piñera o tuvo algún encuentro con él?

No. Nunca lo he entrevistado. Lo tuve una vez en un foro, poco antes del plebiscito. Y claro, impaciente porque tenía mil cosas que hacer, fue bastante desagradable. Era un foro que hacíamos en paralelo con la BBC de Londres. Allá estaba un grupo de gente y acá otro grupo. Como yo había estado en la BBC, hacía la moderación, me conocían. Y resulta que al comienzo hubo un problema con la conexión y había varios políticos conocidos, todos guardaron silencio. El único, Piñera, que dijo “¡tiene que pasar esto!”, lo que es muy ingrato porque yo era el anfitrión. Es un hombre antipático, pero tonto de antipático que es. A propósito de esos foros, te tengo que decir que también me causa una sensación de la comedia de la vida cuando veo ahora a ministros, Chadwick, Coloma, Allamand, todos ahora hablando de la democracia, cuando yo los tuve en esos foros defendiendo a muerte que siguiera Pinochet. ¡Yo los tuve ahí! Tú sabes que esa constitución decía que a quien fuera elegido, no le sería aplicable la cláusula de no ser reelecto. O sea que, si Pinochet hubiera ganado el plebiscito del No, al cabo de ocho años, habría podido presentarse de candidato a presidente otra vez y lo habríamos tenido para toda la vida. 

Quizás cómo hubiera sido…

Mira, me acordé de un detalle. Hace muchos años, yo ya estaba viejón, unos amigos de mi señora, que trabajaba en la Embajada de Holanda —es holandesa mi mujer—, me convidaron a jugar un partido de fútbol de gente internacional, de Naciones Unidas, qué se yo. Yo ya estaba viejito, pero había sido un gran goleador en el fútbol escolar. Me pusieron a defender de zaguero izquierdo para salirle al puntero derecho que venía. ¿Y quién crees que era el puntero derecho?

¿Quién?

Piñera. Pero esto te estoy hablando hace cuarenta años. Yo tenía que marcarlo a él.

Patricio Bañados. Foto: Francisco Ibañez

¿Y le pegó alguna patadita?

Hombre, yo era muy limpio para jugar, pero me acuerdo de una cosa terrible. Le pasaron la pelota, y este para el fútbol era como pa todo; corría como loco. Entonces me dijeron: “cuidado que es muy rápido” y yo les dije: “déjalo nomás, no va a hacer lo que no sabe”. (Se ríe). Ojalá que no se acuerde. Fue en pleno golpe, el año 80, por ahí.

¿Cómo piensa que va a evolucionar el conflicto?

Piñera, en todo este conflicto, ha sido un no factor, porque no pincha ni corta, sale a hablar de Dios, y Dios parece que no le oye. Yo no sé francamente para dónde va esto. Yo lo único que encuentro es que es totalmente justificado el movimiento, y en su parte pacífica, de grandes esperanzas. Pero no veo el grupo de personas que pueda verdaderamente encauzar esto con las demandas ciudadanas y armarlo bien, conducirlo en cierto modo, pero muy en cierto modo, porque es la ciudadanía la que provocó esto y es a la ciudadanía a la que hay que obedecer. No podemos confiar en la masa política. Viven pendientes de tonterías, ahora que acusaciones constitucionales, ¿no se dan cuenta que el país no quiere saber más de eso? Quieren poner el voto obligatorio ahora, otro insulto, porque la gente se queda en su casa el domingo, pero si para el plebiscito del 88 no se quedó nadie en su casa. ¿Qué pasó, les dio tuto después? No, la gente no va a votar porque no hay por quién votar y porque no quiere votar por ellos. Y eso debería ser una lección. Que el 50 por ciento, la mitad del país, no vaya a votar porque sabe que no le va ni le viene la votación. 

¿Hay que cambiar la constitución?

Por supuesto. ¡Qué país por Dios, señor! Rigiéndose por la constitución dictada por un asesino. Por uno de los hombres más vilipendiados del mundo. Es hasta cierto punto injusto, porque ha habido otros que han matado mucha más gente, pero Pinochet es como nombrar a Hitler en el mundo entero. Un dictador, además un hombre tan ordinario, tan grosero, voy a emplear una palabra bien chilena: arrotado. Por favor, que confesó que leía 15 minutos cada noche. Una constitución dictada con una votación fraudulenta, porque nadie va a decir que se votó. Yo, por negarme a insultar a la oposición en televisión, porque nunca se mostró una palabra de la oposición, me echaron de la televisión. O sea, que no solo estaba prohibido hablar a favor, sino que estaba prohibido no insultar a los que querían decir algo. Entonces es una vergüenza, después de 40 años, tener todavía la constitución fulera Pinochet. Una constitución llena de trampas, hecha por un asesino y torturador que además se robó millones de dólares. ¡Por Dios, qué vergüenza!

CHILE Y LOS MEDIOS

¿Ha sido muy difícil para usted ser una persona coherente en “el país de los compadres paleteados”?

Puesto en perspectiva, y en cuanto a mi posible proyección como ser humano, sí. Me ha impedido todo, me han dejado fuera, en el ostracismo. Perdí pega y perdí todo, nunca me tomaron en cuenta para nada. Yo, por ejemplo, habría disfrutado mucho siendo director de Televisión Nacional, para hacer una televisión buena, no esta vergüenza. Pero tampoco esto ha sido esencial en mi vida. Yo lamento mucho que el país se perdió una buena televisión conmigo, yo no perdí nada. Porque vi la televisión más maravillosa en Inglaterra, por ejemplo. La televisión inglesa es fantástica. Los ingleses son unos antipáticos y me caen mal, para que no vayan a creer “este se cree inglés”, no, no, no. Pero la televisión inglesa es una maravilla: sentido del humor, educación, todo. Así que mientras lo vivía, sí, pero tampoco a muerte, porque mi mujer era estupenda, y tengo tres chiquillos, dos niñitas y un hombre, que son un encanto y somos íntimos amigos y siempre he podido viajar, no he sido ningún estúpido. Así que la verdad es que no. En el momento, lógico, si tú estás en una pega y te echan, a nadie le gusta, pero uno dice ¿qué hago?, pero que yo diga, esto me frustró la vida, no. Lo he pasado el descueve.

Usted dijo cuando se cumplieron 30 años del plebiscito que no volvería a ser rostro del NO. ¿Por qué?

Yo, en primer lugar, no me arrepiento de haber hecho el No, todo lo contrario, me siento muy orgulloso. Creo que la vida me ofreció un momento trascendente. De todo lo que he hecho, es lo más trascendente. Arriesgué mi vida para eso. Te podría dar pruebas. Pero no lo volvería a hacer, porque no sé si valía la pena tanto sacrificio para mí, para mi familia. Una de mis hijas fue atropellada por un militar, por un teniente del ejército. Me la trajeron del Hospital Militar toda vendada. A mí trataron de matarme dos veces con el auto. Yo me di cuenta de lo que iba a pasar, salté y el auto se estrelló con la cuneta. Mi casa fue apedreada. Entonces, ver que el resultado de eso fue que no cambió nada, se ganó, pero no cambió nada, porque yo no hice la franja del No para que los políticos ganaran 10 millones de pesos al mes, yo hice la franja del No para que pasara lo que está pasando ahora. Pero no lo haría porque no tengo derecho a haberle hecho eso a mi familia y a mí mismo, y a mi carrera. Si hasta ahí duró mi carrera nomás, para algo que no tuvo resultado alguno.

¿Por qué quedó tan decepcionado de la Concertación?

Porque no cambiaron nada. Siguieron la misma explotación miserable de la clase trabajadora chilena, cuyo 10 por ciento provocó el gigantesco progreso chileno, eso fue con el dinero de los trabajadores. ¿Y ellos que recibieron? Pensiones de 100 mil pesos al mes. ¡Por favor!, como si no hubieran hecho nada. Además, los dueños de las AFP se hicieron millonarios, ¿y los trabajadores que pusieron la plata? En la salud lo mismo, tampoco hubo mayor interés en justamente buscar y mezclarse con la ciudadanía que los puso ahí. Nada. No, ellos ahí en su círculo cerrado, regio, ganando buena plata y se entendían entre ellos.

Patricio Bañados. Foto: Francisco Ibañez

La audiencia confía mucho en usted hasta ahora. ¿Qué le pasa con eso?

Es como una satisfacción, como cuando tú tienes un buen almuerzo, porque yo estoy al final de mi vida. Cada día me atajan dos o tres personas en la calle y me quieren dar la mano y me dicen lo que tú me estás diciendo. Lo agradezco. Hay ahí una sutileza, mira, los sentimientos humanos son muy difíciles de definir. Lo encuentro encachado, choro. Con toda la pelotera que hay en este país, y que a mí me echaban pa allá y pa acá, y hay gente tan buena persona, lo encuentro choro.

¿Cómo ha visto el desempeño de la televisión durante el estallido?

Muy a la altura de lo que es. La televisión chilena es una televisión frívola, por lo tanto, superficial, que solo trata como temas de país los temas puestos en la agenda por la política, por los negocios. De vez en cuando, alguna entrevista provoca una reflexión profunda, pero una golondrina no hace verano. Hay por ahí un par de periodistas muy buenos. Otra cosa, por favor, esto no es una crítica a quienes aparecen en pantalla, porque los que aparecen en pantalla tienen que hacer lo que le mandan de arriba y si no se van para su casa. Todo esto viene desde arriba. Y naturalmente, en una situación como esta, la TV ha demostrado una falta absoluta de trascendencia. De ser un lugar de encuentro y meditación para un momento tan importante para nuestro país, porque esto ha sido fabuloso lo que ha pasado. Se levantó la ciudadanía, ¡por favor!, pero si es una cosa maravillosa.

¿Qué tendría que hacer un medio de prensa chileno para hacer buen periodismo en estos tiempos complejos?

Debería crear un equipo dedicado a la situación actual, con los mejores periodistas que tenga, justamente para penetrar en todos los ámbitos y buscando la mejor gente para expresar lo que ha querido decir la sociedad chilena con esta manifestación. Tener un equipo, como lo hacen los grandes periódicos en el extranjero, en Europa, en Estados Unidos, destinado a que vaya descubriendo por sí solo cuáles son las vetas más interesantes a explotar. Llegar a crear a través de eso, que va a tomar tiempo, un núcleo de pensamiento, un brain trust. Y sobre lo que vayan descubriendo en eso, darle prioridad, en su línea editorial.

¿Qué opinión le merecen a usted los periodistas que pretenden ser protagonistas de lo que informan? 

Errare humanum est. Yo entré a la televisión en el año 61 y el 62 durante el mundial de fútbol, yo presenté el mundial del fútbol en televisión. Yo era la estrella de la TV, no había nadie más, no existía Don Francisco, que apareció mucho tiempo después. Entonces la gente te empieza a saludar, las mujeres te empiezan a mirar. Es muy agradable. Así que yo los comprendo. Ahora, hay que tener cuidado también, porque ya llega el momento en que el periodista opina más que el entrevistado. Cada vez hay más periodistas cuya pregunta es más larga que la respuesta del entrevistado, porque demuestran primero que ellos dominan el tema e incluso lo acotan, lo que es un error por dos razones. Por una, porque le limitan al entrevistado que se explaye, porque él lo dice todo y evidentemente se está luciendo; y uno quiere oír al entrevistado. Pero, por otro lado, es un error, porque si tú no acotas tanto la pregunta, sino que la formulas, pero abierta, el entrevistado te puede dar pistas de cosas que tú ni sospechabas y que te pueden abrir todo un nuevo campo.

EL MUNDIAL DEL 62 Y EL FÚTBOL

¿Cómo fue ser presentador del mundial del 62?

Maravilloso. No había televisión en todo el país, pero en Santiago ponían televisores en las tiendas, en las calles y se juntaba la muchedumbre. La gente que tenía televisión en su casa invitaba a todo el vecindario. Yo tenía una amiga, que el hermano estaba con tifus y se le metían 30 personas a la pieza, un calor horroroso. Para mí fue fabuloso, y con gran libertad, porque yo presentaba en cámara. En el entretiempo entrevistaba a gente en las tribunas, aprovechando que podía hablar idiomas, podía entrevistar en inglés y en un pésimo francés. 

¿De qué manera podría explicarle a una persona joven cómo fue posible que Chile haya organizado un mundial?

Hay dos explicaciones. La primera es algo que es muy propio nuestro y que todos van a entender, patudez, jajaja. Y la otra es que los mundiales no eran todavía estas empresas que con el tiempo, ¿quién va a poder hacer un mundial? Europa entera. El mundo todavía no se había marquetizado tanto, no era todo dinero. El mundial anterior había sido el 58 en Suecia, también un país chiquito, con estadios para 30 mil personas. Iban 16 equipos a los mundiales, nada más. Pensar que jugaron Inglaterra con Argentina en Rancagua, en el estadio que entonces había en Rancagua.

¿Cuál es su opinión sobre el mundial de Qatar 2022 y la gran cantidad de trabajadores muertos que ha informado Amnistía Internacional producto de la construcción de estadios?

Lo encuentro inhabilitante. Creo que, si el mundo no fuera lo que es, desde hace cuántos años, en que lo único que importa es el dinero, no se debería hacer el mundial ahí. Lo encuentro el colmo.

LOS BEATLES Y UN CHILENO

¿Qué significó entrevistar a The Beatles?

Yo nunca he sido un aficionado a la música popular. Me gusta Elvis Presley, uno que otro bolero, las canciones de Roberto Carlos, pero no estoy al día. Yo entrevisté a Los Beatles en el año 1964, cuando ellos llegaron al aeropuerto de Schiphol en Holanda. Ahí había una mesa triangular, donde estaban los cuatro Beatles, como en un triángulo isósceles. Y empezaron los periodistas holandeses, que no son muy avispados, preguntaron unas cosas aquí, allá. Yo no me sentía particularmente emocionado, para mí era un grupo que venía y estaba teniendo mucho éxito, pero bueno, hay muchos grupos que tienen tremendo éxito. Me llamó la atención, por ejemplo, McCartney, que era muy niñito, habrá tenido 20 años, además tenía cara de guagua, y muy simpático, muy risueño, buena persona, contestando todo lo que le preguntaban. Al medio estaba Harrison, que después lo saqué a un costado para entrevistarlo, muy serio, muy caballero. Al otro lado, Lennon y él era un gallo fregado. Y no fue Ringo Starr, que lo habían operado parece.

¿Se acuerda que conversó con George Harrison?

Sí, claro. Harrison fue muy cariñoso, muy gente, muy respetuoso. Yo le pregunté si él creía justificada la situación a la que estaban llegando, porque era una verdadera locura. Si él creía que la música de ellos realmente merecía eso. Y él me dijo que no podía saberlo, que ellos disfrutaban haciéndola, y era obvio que a los jóvenes les gustaba. Me dijo, “seguramente usted, tal vez, nos quiere comparar con grandes músicos, como Beethoven”, y yo le dije que no. “Pero es legítimo”, me dijo. “Lo nuestro corresponde a ahora, y a mí me satisface mucho la creatividad que encuentro que hay en el grupo”. Era muy gente, muy agradable. Y yo creo que me mencionó a Beethoven, porque en una entrevista, como los creían ignorantes, un periodista en Inglaterra les preguntó por Beethoven. Y parece que fue Lennon que les dijo “sus poesías me encantan”, jajaja. 

¿Ya tenía noción en esa época de lo importante que era esta banda para la historia de la música?

No, en absoluto. Y me demoré bastante en darme cuenta. Después de su viaje a la India, descubrí que efectivamente algunas de sus canciones me encantaban, jajaja, como Michelle y Ob-La-Di, Ob-La-Da. Al final, terminaron gustándome varias canciones, más que nada las románticas.

¿Qué pensó el día en que John Lennon fue asesinado?

Mira, fue un golpe que tenía precedentes, porque en Estados Unidos pasan esas cosas. Le volaron la cabeza a Kennedy, se la volaron de un balazo. Y a este otro músico, viene un gallo y le planta un balazo. Y debe haber otros casos. Ese país que glorifica el revólver. Desde luego el oeste lo glorificó absolutamente, un oeste que nunca existió. Así que me creó esa sensación de la brutalidad que subyace en ese país, que no es para desacreditarlo por completo, porque son gente cumplidora, trabajadora. Muchas veces muy inocentes en su creencia, de que lo que piensan está bien y en ser bueno, de acuerdo a lo que ellos creen, pero por otro lado, esa violencia que está presente en muchos aspectos. La forma como te responden. Nueva York, por ejemplo, la ciudad es atroz como te responde la gente. Así que me provocó ese shock cultural, más que por lo de Lennon en especial, dije, pucha, otro tipo que le vuelan la cabeza de un balazo.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *