Régimen autoritario. El levantamiento de las perlas.

¿Y cómo olvidar el burlesco episodio de la recepción en el Palacio del Elíseo del golpista venezolano Juan Guaido, que ya ni siquiera representa a la oposición antichavista que lo rechaza? El Gobierno español no se ha rebajado a esto. Y sin embargo, Macron twitea que lo recibe como Presidente de la Asamblea Nacional de este país..

Extraña semana. La continuación del movimiento contra la reforma de las pensiones ha estado intercalada con episodios cómicos, síntomas de una presidencia en medio de episodios deletéreos. De ahí la equívoca escena en las calles de Jerusalén. Los comentaristas se han preocupado por la sinceridad del juego de Macron. Nadie se preguntó qué hacer con el comportamiento de la policía israelí, que repite el acto de intimidación ya intentado contra otro presidente francés.

Por mi parte, con acento o no, estoy de acuerdo con Macron en que no le impresionaron los sicaires de Netanyahu. Pero, como laico en todas las circunstancias, desapruebo formalmente que un presidente de la República Francesa vaya a rezar al Muro de los Lamentos con una yarmulke en la cabeza.La semana fue también un momento de capitulación política al Presidente de los Estados Unidos sobre el impuesto a la Gafa. Un error que el gobierno inglés no cometió cuando es más que Trumpoid.

¿Y cómo olvidar el burlesco episodio de la recepción en el Palacio del Elíseo del golpista venezolano Juan Guaido, que ya ni siquiera representa a la oposición antichavista que lo rechaza? El Gobierno español no se ha rebajado a esto. Y sin embargo, Macron twitea que lo recibe como Presidente de la Asamblea Nacional de este país, aunque Guaido ya no esté allí, ¡golpeado como lo estuvo por otro candidato antichavista! Es todo el ruido de fondo entre ridículo y mas ridículo. Pero ha habido cosas peores.

En la semana en que el régimen decide aprobar y presentar su ley de pensiones, el Consejo de Estado rechaza el texto, denuncia el método e invalida la mayoría de los argumentos de la propaganda gubernamental y de los editorialistas macrónistas. Al mismo tiempo, se publicó un estudio sobre el impacto de la ley que, apenas disponible, fue inmediatamente cortado en pedazos por aquellos que lo habían leído y que detectaron una falla formal que condenaba todas las evaluaciones que contenía. No se tiene en cuenta el papel de la edad crucial/de equilibrio! ¡Una pajita! Finalmente, el ministro a cargo del proyecto reconoce que se trata de una «legislación con agujeros». Y anuncia que las evaluaciones de los casos individuales no estarán listas antes de que se vote la ley. Finalmente, Macron y su séquito iniciaron un debate sobre si su presidencia era o no dictatorial. Los pobres robots que leen el lenguaje escrito por los gorilas en el Palacio del Elíseo me atacan inmediatamente porque tengo la audacia de desear públicamente que Macron sea derrotado en 2022. Sin darse cuenta de que están confirmando lo que dije cuando anuncié su manipulación. Y sin darse cuenta de que así justifican su negativa a perder una elección, lo que es extraño para los llamados demócratas.

Este parloteo y ruido no ha influido ni por un momento en el curso de la extensión del levantamiento social en curso. Una gigantesca manifestación y una retirada de antorchas por todo el país han hecho añicos el estribillo de que el movimiento «se está agotando». Al mismo tiempo, el número de profesiones involucradas en la lucha y las formas de acción se están diversificando en un ambiente festivo que marca a los observadores más distantes. La obstinación de Macron es la más extraña para esto. ¿Cómo puede creer que va a ganar? En cualquier caso, nada de su ley se aplicará hasta que haya tiempo de derogarla en las próximas elecciones generales, las que él y su pueblo perderán.

A mi alrededor hay dos tesis. Para algunos, todo es calculado y querido por el régimen, sus principales organizadores y su líder. La señal autoritaria y la organización del choque frontal con la sociedad sería una elección deliberada. Para los demás, la única cabeza del régimen está definitivamente sobre la tierra. Y la estampida hacia la cima habría comenzado con la acumulación de errores tan graves como el episodio del Consejo de Estado o el ridículo sketch de Jerusalén. Es importante evaluar este momento para entender el estado de la balanza de poder. A esta hora, nos es favorable a largo plazo. ¿Cuánto tiempo tardarán todos los datos observados en fundirse en un único proceso de concienciación política? Es cierto que el régimen se ha aislado de las clases medias, de las que los profesores y los abogados son los representantes más significativos. A través del movimiento en la RATP y entre los transeúntes del país, ha provocado una agregación entre la población de los suburbios y los sectores sindicalizados, por y en la lucha, como nunca antes.

Lo peor para él es que a Macron se le responsabiliza de la violencia callejera, a pesar de que había apostado todo por el hecho de que se culparía a los delanteros, al igual que ayer a los casacas amarillas. Esta es una gran derrota. La entrada de Ségolène Royal en la denuncia de la «deriva autoritaria» del régimen rompe el aislamiento que habíamos experimentado anteriormente en esta evaluación. Macron también logró una convergencia de luchas y sectores políticos solidarios con el movimiento que nada podía romper, incluso la torpe presentación por parte de la izquierda tradicional de un texto común sin especificar una fecha de jubilación o un número de años de cotización.

En general, al adoptar nuevos y festivos modos de acción, el movimiento entra en una fase en la que puede dotarse de nuevos medios para una duración sólida y un contagio político. Se construiría entonces sobre el modelo de lo que se puede observar en otros procesos de revolución ciudadana en el mundo. De hecho, las condiciones se están reuniendo para unir en un mismo rechazo a todos aquellos que tienen razones para no querer permitir que Macron realice el proyecto de sociedad que su texto proyecta. Nuestra estrategia de acción debe tener esto en cuenta. Debemos tratar de implicar en la acción a todos los sectores implicados, sea cual sea su forma.

He puesto en práctica este consejo haciendo un llamamiento a los empleadores de los sectores productivos de la economía. Lo he hecho en tres ocasiones y he notado que no se ha retomado. Ni por los comentaristas ni por los contestadores del LREM. Así que voy a tener que hacerlo de nuevo. El hecho es que la reforma de las pensiones se está haciendo al servicio de los sectores financieros de la banca y los seguros. Además, no están perdiendo un euro en la actual crisis: las corrientes de aire y los agios siguen corriendo y los empleados están pidiendo prestado para hacer frente a los costes de la huelga. Todos los demás están contribuyendo para ellos, por así decirlo, con las mercancías que no se venden, que no se producen o que están bloqueadas en los puertos. No dicen nada, excepto que están en contra de los huelguistas. Así que esto nos demuestra que tienen algunas reservas. Tendremos que recordar eso. O que son demasiado cobardes para contarle a Macron lo que han hecho, y él los está metiendo en problemas. También nos interesa el alma de esa oveja. En este momento, todos están llegando al final de sí mismos. Y mostrar lo que es. Así que estamos aprendiendo para lo que viene después. Identificar los tigres de papel es útil.

Mientras tanto, ante el golpe legislativo que está llevando a cabo el gobierno, hay que organizar una nueva línea de resistencia. Debe ser construido en el montaje. Por lo tanto, el grupo parlamentario Insoumis ha propuesto una vez más la presentación de una moción de censura. Pero esta vez la propuesta se hace a todos los grupos de oposición. ¿Por qué es esto? Es tener en cuenta lo que se está cuestionando con el método que ha utilizado Macron. De hecho, es todo el sistema de representación parlamentaria cuyo trabajo se está llevando a cabo de manera desproporcionada. La opinión del Consejo de Estado es clara en este punto, dada la inseguridad constitucional del texto de la ley y las deficiencias que presenta.

Pero también es el caso del informe de mil páginas del estudio de impacto sesgado que se ha presentado. No podemos ignorar la violencia que conlleva. Es una presentación insincera y manipuladora del proyecto de ley. Pero también por los insostenibles plazos de enmienda que se han establecido. La Asamblea debe reiterar a través de la censura la preeminencia de los derechos del Parlamento en el orden constitucional democrático. Por lo tanto, no se trata de proponer una apreciación común del texto de la ley y de lo que debería hacerse en su lugar. No estaríamos de acuerdo ni con el derecho ni con el SP. Se trata de organizar un estallido común de la democracia parlamentaria frente a los abusos de poder del ejecutivo. La Asamblea no debería

El objetivo es organizar un estallido común de la democracia parlamentaria frente a los abusos de poder del ejecutivo. La Asamblea no debe permitir que se desvíe de su rumbo autoritario cuando se burla de su papel en la producción de la ley. La secuencia parlamentaria debe abrirse con un claro acto de rechazo al golpe de fuerza que es toda esta empresa. Y con ello debemos demostrar el lugar que ocupa un parlamento en una situación de crisis social y nacional como la que estamos viviendo en esta ocasión.

En cualquier caso, la nueva secuencia nos verá sosteniendo las dos barricadas (la palabra barricada debe hacer babear a los perros guardianes): la calle y la Asamblea. Para los insumisos es una señal de combate ardiente.

«Lo mejor «: el Consejo de Estado derriba la ley de pensiones.

La opinión emitida por el Consejo de Estado tiene el valor de una clara sanción al amateurismo gubernamental en el método de trabajo, una sanción pública a sus mentiras, una negación de algunas de las afirmaciones más repetidas en el lenguaje de los portavoces gubernamentales y de algunos editorialistas. Aquí hay algunas piezas seleccionadas que dicen mucho! Difundir este «best of» en las redes, estas piezas seleccionadas que se abofetean como una bofetada en la cara.

Sobre la inadecuación de las proyecciones financieras. «El Conseil d’Etat constata que las proyecciones financieras así transmitidas siguen siendo incompletas y que, en algunos casos, este estudio no está a la altura de lo que debería ser» (§3, página 4).

Sobre las condiciones de elaboración del texto. «El Consejo de Estado subraya que, habida cuenta de la fecha y las condiciones de su consulta, así como de las numerosas modificaciones introducidas en los textos durante su examen, el deseo del Gobierno de disponer de su dictamen en un plazo de tres semanas no le permitió cumplir su misión con la serenidad y el tiempo de reflexión necesarios para garantizar la mejor seguridad jurídica posible para el examen que realizó. Esta situación es tanto más lamentable cuanto que los proyectos de ley llevan a cabo una reforma del sistema de pensiones sin precedentes desde 1945 y que pretende transformar para las próximas décadas un sistema social que constituye uno de los principales componentes del contrato social. «(§6, página 5).

29 ordenanzas. «El Consejo de Estado subraya que el hecho de que el legislador se base en ordenanzas para definir los elementos estructurales del nuevo sistema de pensiones hace que éste pierda la visibilidad global necesaria para evaluar las consecuencias de la reforma y, por consiguiente, su constitucionalidad y contractualidad. «(§7, página 6).

Sobre la supuesta inestabilidad del sistema. «El proyecto de ley se inscribe en un contexto de relativa solidez del sistema de pensiones francés (…)» (§9, página 6).

Contra el argumento de la violación de la igualdad por la existencia de demasiados regímenes diferentes: «el Consejo Constitucional considera inoperante la invocación del principio de igualdad en lo que respecta a las diferencias entre los regímenes de pensiones (en particular la decisión 2013-683 DC de 16 de enero de 2014, § 24)» (§10, página 7).

Sobre la universalidad del nuevo régimen. «Sin embargo, el proyecto de ley no crea un ‘plan de pensiones universal’ (…) En efecto, se crea un ‘sistema universal’ por puntos aplicables a todos los afiliados (…) pero dentro de este ‘sistema’ hay cinco ‘planes’. (…) Dentro de cada uno de estos regímenes creados o mantenidos, se definen normas que se apartan de las del sistema universal para las profesiones en cuestión. En cuanto a la gestión, se mantienen varios fondos separados (…)». (§12, página 8).

El Conseil d’Etat está desbloqueando la contracción presupuestaria. «El Consejo de Estado observa que el proyecto tiene como objetivo estabilizar el gasto en pensiones en un 14% del PIB. Sin embargo, como se prevé que el número de personas mayores de 65 años aumente en un 70% de aquí a 2070, se señala a la atención del Gobierno la necesidad, si se quiere mantener el nivel relativo de las pensiones individuales aumentando la edad de jubilación completa, de comprender el impacto de esos cambios en las cuentas del seguro de desempleo, dada la baja tasa de empleo de las personas mayores de 65 años, y en el gasto mínimo de bienestar social, todo lo cual está ausente del estudio de impacto del proyecto de ley. «(§13, página 8).

Un euro aportado abre los mismos derechos para todos: una mentira. «Finalmente, el Consejo de Estado señala que el objetivo según el cual ‘cada euro aportado abre los mismos derechos para todos’ refleja imperfectamente la complejidad y la diversidad de las normas de contribución o apertura de derechos definidas por el proyecto de ley. «(§28, página 16).

Las promesas de mejorar el estatus de los profesores e investigadores han fracasado, eran vagas e inconstitucionales. Por lo tanto, ninguna promesa fue escrita en el texto. «El Consejo de Estado rechaza las disposiciones que se refieren a una ley de programación, cuyo proyecto el Gobierno tiene la intención de presentar al Parlamento en los próximos meses, que define mecanismos para garantizar al personal docente e investigador con estatuto de funcionario público una mejora de su remuneración con el fin de asegurarles un nivel de pensión equivalente al de los funcionarios pertenecientes a organismos comparables. A menos que se consideren, debido a su imprecisión, carentes de todo valor normativo, estas disposiciones constituyen un mandato al Gobierno para que presente un proyecto de ley y, por lo tanto, son contrarias a la Constitución». (§29, página 16).

Defectos graves en el sistema de puntos. Por otro lado, «penaliza las carreras completas durante las cuales los asegurados experimentan años de empleo difíciles, junto con el pago de cotizaciones significativamente inferiores al resto de su carrera, por lo que la regla de tener en cuenta los 25 mejores años, aplicable en el régimen general y en los regímenes alineados, eliminó los efectos para el cálculo de la pensión de jubilación. Por último, elimina una forma de visibilidad para los asegurados sobre la tasa de sustitución previsible que se les aplicará, en la medida en que la pensión ya no se expresa a una tasa relacionada con un ingreso de referencia, sino con un valor de servicio del punto definido de manera que se garantice el equilibrio financiero global del sistema. «(§37, página 18).

Edad del equilibrio’ = Trabajar más para ganar lo mismo. «Obliga a los asegurados que tienen la duración de la tarifa completa a partir de la edad del derecho a la pensión, es decir, que han empezado a trabajar a una edad temprana y han tenido una larga carrera, a posponer su partida para no reducir la pensión pagada. En general, la introducción de la edad de equilibrio daría lugar, según las estimaciones del Gobierno, a una edad de jubilación efectiva más baja, que sería de 65 años y 2 meses para la generación del año 2000, en comparación con los 64 años y 6 meses con derecho a la misma. «(§38, página 18).

Fuente: Dictamen del Consejo de Estado sobre el proyecto de ley de pensiones

Las chinches: una plaga social

Por muy absorto que esté en la lucha contra el proyecto de reforma de las pensiones, no quiero dejar de lado el trabajo que están realizando los rebeldes bajo la dirección de Mathilde Panot en una lacra social poco conocida y a menudo despreciada: las chinches que están arruinando la vida de millones de personas en nuestro país. Por mi parte, yo había empezado a hablar del flagelo de las chinches en la última campaña presidencial. En ese momento, las reacciones iban desde el escepticismo hasta la burla. Desde entonces, es Mathilde Panot quien ha estado dirigiendo el tema al grupo de rebeldes en la Asamblea Nacional. Conoce bien el tema. Antes de ser elegida, fue activista en un distrito obrero de Essonne donde el azote era galopante. Fue ella quien me hizo consciente del problema en ese momento. La gente ya se reía en los círculos políticos.

Ahora ya nadie quiere reírse. Todo el mundo se ha dado cuenta de la magnitud del problema. En un solo año, entre 2017 y 2018, el número de desinfestaciones registradas por la cámara sindical para la desinfección, desinsectación y control de ratas aumentó en un 100%. Los edificios públicos como bibliotecas, escuelas o incluso cines fueron infectados. La falta de medidas oportunas contra la propagación del fenómeno desencadenó situaciones inextricables. En el extranjero, como en Nueva York en los Estados Unidos, millones de personas han sido infectadas. La lucha se ha convertido en un imperativo. Pero la naturaleza del problema aún debe ser reconocida.

Nuestro primer objetivo es dejar claro a todo el mundo que la invasión de chinches no es un problema de higiene personal. Es un asunto de salud pública. Este es el objetivo de la campaña lanzada conjuntamente el 3 de julio con las asociaciones Droit au Logement (DAL), Confédération Nationale du Logement (CNL), Consommation Logement Cadre de Vie (CLCV) y el colectivo marsellés La Cabucelle. Por el momento, los chinches de cama no son considerados un problema de salud pública por el Estado porque estos pequeños animales no transmiten enfermedades. Pero esto está siendo cuestionado por un estudio realizado por un profesor de La Timone en Marsella que ha demostrado que los chinches pueden transmitir una bacteria que causa ataques cardíacos. En cualquier caso, es un grave problema de salud mental. La presencia de chinches en el hogar provoca ataques de ansiedad, hipervigilancia, insomnio o paranoia.

Todo ello se ve reforzado por el modelo económico y social en el que viven las poblaciones afectadas. En primer lugar, la proliferación extrema y repentina de chinches es causada por el turismo de masas, que parece ser uno de los más poderosos difusores del flagelo. La aparición de los Airbnb, estos apartamentos donde los turistas se suceden sin que los profesionales pasen necesariamente entre las estancias como en un hotel. También es el resultado de la caída de la biodiversidad. Los depredadores de los chinches son cada vez menos numerosos y por lo tanto su expansión ya no está regulada.

Esta crisis de salud también tiene raíces sociales. Una desinsectación cuesta entre 250 y 1000 euros. Esto no incluye el costo del lavado y la eventual compra de muebles. Para las familias pobres, esto es simplemente imposible. La mayoría de las veces tratan de lidiar con el problema por sí mismos. En primer lugar, esto da malos resultados y por lo tanto fomenta el contagio. En segundo lugar, a menudo utilizan productos químicos sin protección, lo cual es peligroso para su salud. Por último, también hay muchos casos de muebles infectados que se dejan en la calle.

El 25 de noviembre de 2019, Mathilde Panot presentó en Marsella una moción de resolución que pide un plan estatal integral para combatir y erradicar las chinches. Este plan incluye, en primer lugar, la demanda de reconocimiento como un problema de salud pública. Esto debería conducir a un mejor seguimiento del tema por parte de los servicios de salud, o a la indemnización de las víctimas. El vicepresidente del grupo rebelde ya ha escrito varias veces al Ministro de Salud a este efecto. La única respuesta hasta ahora ha sido que ha encargado un informe.

Sin embargo, nuestra acción no carece de efectos, ya que los diputados del Grupo del Partido Europeo de los Liberales, Demócratas y Reformistas han creado desde entonces un grupo de trabajo específico sobre el tema. Por supuesto, el objetivo es evitar que nos identifiquemos con la resolución de un problema tan frecuente en el país. ¿Por qué no, si aceptan nuestras propuestas? Así que aquí están los otros. Los métodos utilizados contra los bichos químicos deben ser prohibidos. No sólo son peligrosos para los seres humanos, sino que ya han hecho que el 90% de los chinches de cama sean resistentes a sus efectos. Por lo tanto, el estado debe desarrollar intervenciones de calor seco, que es otro método muy eficaz contra los chinches de cama. Además, pedimos el control de los precios de las intervenciones de desinsectación y la creación de servicios públicos municipales que puedan intervenir gratuitamente cuando sea necesario. De ello se desprende que no es posible resolver el problema sin tener en cuenta primero sus dimensiones económicas y sociales. La salud pública sigue siendo una cuestión social y política en todos sus aspectos. Y el azote de las chinches no es una excepción.

Corrupción, pantoflagelación, conflictos de intereses: un informe señala a la Francia de Macron

La corrupción neoliberal es la consecuencia lógica de la apropiación privada del Estado. En esta forma de capitalismo, la monopolización, por todos los métodos, de la esfera pública por unos pocos intereses privados es una forma común de que el capital abra nuevos mercados, para obtener nuevos beneficios. Parte de la acumulación primaria reciclada ad infinitum en la burbuja financiera proviene del desmantelamiento del estado social. Por lo tanto, es normal que el acceso a los que dirigen el estado, los funcionarios y los oficiales electos, se haya convertido en una actividad tan importante y vital para los capitalistas modernos. Esto puede verse, por ejemplo, midiendo la proporción de los activos de los multimillonarios que están cerca del poder político o cuya actividad depende del acceso a los recursos controlados por el Estado. Entre 1996 y 2014, aumentó en todo el mundo hasta alcanzar el 33% del total de los activos de los multimillonarios en el Líbano o el 20% en Europa.

La corrupción no es, por lo tanto, contraria a un prejuicio, reservada a regiones distantes, extrañas o periféricas. Roe en el corazón del capitalismo mundial y por lo tanto en Francia. La reciente publicación de un informe lo ha demostrado de manera sorprendente. El 9 de enero de 2020, el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) emitió una dura sentencia contra nuestro país. Este grupo de expertos, que analiza las políticas estatales de lucha contra la corrupción y formula recomendaciones, depende del Consejo de Europa (un órgano independiente de la Unión Europea). Su informe ha estado en gran parte bajo el radar de los medios de comunicación franceses. De hecho, es vitriólico contra nuestro gobierno en general y contra los hábitos de Macron en particular. El registro de su acción es abrumador. Sólo el 35% de las recomendaciones del grupo para combatir la corrupción han sido implementadas completamente por Macron.

En su introducción, el informe cita el caso emblemático del asunto Benalla, los pases y protecciones de los que gozaba, su usurpación del puesto de policía o los vínculos que mantenía con empresarios extranjeros cuando todavía trabajaba en la presidencia. También apunta directamente a la oficina del presidente de la República como uno de los lugares más opacos del Estado en términos de corrupción. Según sus autores, «la oficina de la presidencia no está exenta del riesgo de corrupción» y, por lo tanto, los colaboradores deben estar sujetos a normas de ética y transparencia. Reglas, que no existen por el momento.

Los expertos del Consejo de Europa citan explícitamente la práctica de los «resbalones» como una de las principales fuentes de corrupción. Para aquellos que no lo saben, esta palabra se refiere a los funcionarios electos o a los altos funcionarios que pasan a ocupar puestos de responsabilidad en grandes empresas privadas, llevándose sus libretas de direcciones. Luego, eventualmente, regresando al estado y haciendo varios viajes de ida y vuelta. El informe, que es habitual en la Macronesia, es muy crítico con este hábito: «los viajes de ida y vuelta entre el sector privado y el público son cada vez más frecuentes y pueden dar lugar al delito de captura ilegal de intereses». Para decirlo claramente, la pendiente resbaladiza conduce al saqueo permanente del Estado y a la construcción de privilegios cada vez más extravagantes. Es un grave ataque al espíritu republicano. Sin embargo, Macron no encontró nada mejor que alentarlo con entusiasmo. En su reforma de la administración pública, disminuyó las prerrogativas de la comisión de ética en caso de que un alto funcionario público se fuera al sector privado. Tampoco es un secreto su deseo de contratar cada vez más funcionarios públicos no como funcionarios permanentes, sino con contratos temporales. En otras palabras, reclutar mercenarios a los mandos de la gran máquina del interés general.

El informe del grupo de expertos del Consejo de Europa también señala la influencia de los grupos de presión. Los requisitos de transparencia para los miembros del ejecutivo francés son muy débiles en este ámbito. En cuanto a la rendición de cuentas, es inexistente. Cuando son los ministros quienes solicitan reuniones con los grupos de presión multinacionales, nadie tiene la obligación de declararlo. En cuanto al contenido de estas reuniones, contrariamente a las recomendaciones del Consejo de Europa, no hay forma de que los ciudadanos estén al tanto de ellas. Por lo tanto, nunca sabemos de dónde vienen, de qué reunión vienen, con qué grupo de presión, o incluso qué favor se les ha concedido, o de qué caprichos neoliberales vienen. Nunca, excepto cuando es demasiado grande para que no lo adivinemos.

Como en el caso de la reforma de las pensiones, por ejemplo. Este proyecto favorece enormemente a los fondos de pensiones, que podrán vender muchos más planes de pensiones financiados. Como por casualidad, descubrimos que el alto comisionado que lo llevaba también era miembro de un consejo de administración de un instituto de seguros privado. Y que el presidente del mayor fondo de pensiones del mundo, BlackRock, se reunió con Emmanuel Macron a puerta cerrada tan pronto como fue elegido. O que el presidente de la rama francesa del mismo fondo de pensiones formara parte de la junta de expertos que asesoran al gobierno en la reforma del Estado.

A continuación, los autores del informe abordan la cuestión de los conflictos de intereses. También en este caso señalan que no hay nada que los limite: «no hay medidas que prohíban, en sentido estricto, la tenencia de intereses financieros por parte de altos funcionarios públicos», escriben. De hecho, en los últimos años ha habido muchos ejemplos de este tipo. Por ejemplo, la ex Ministra de Cultura de Macron, Françoise Nyssens, era al mismo tiempo responsable de las subvenciones a las editoriales y propietaria de una editorial. El propio secretario general del Elíseo es sospechoso de corrupción pasiva y de toma de intereses ilegales por haber dado eventualmente una ventaja a una empresa de la que era director financiero y cuyo cofundador es un pariente en el expediente industrial STX. Las diferentes formas de corrupción señaladas en el informe, como el cabildeo, el soborno o los conflictos de intereses, ilustran el tema central de la corrupción: desmembrar el Estado y sus inmensos recursos volcados al interés general para convertirlos en máquinas de dinero.

Estos hábitos de falta de respeto al Estado republicano, sus reglas y su necesaria virtud en la cima de la jerarquía ofrecen un espectáculo en el que los malos hábitos «se filtran» a la base. La corrupción se desarrolla entonces tanto más en los sectores donde los poderosos están dispuestos a ofrecer impunidad a los pequeños… El informe cita a la policía en este sentido. Es el otro sector, junto con el ejecutivo, el que el informe examina. Una vez más, observa la total brecha entre los medios desplegados para luchar contra la corrupción en este organismo y su importancia. De hecho, la lucha contra la corrupción en la fuerza policial está encomendada a un departamento de la IGPN. Uno puede imaginar el resultado. Al igual que nosotros, los autores no pueden dejar de constatar las enormes violaciones de la confidencialidad de la información a las que tiene acceso la policía. Y la debilidad de las sanciones.

Este informe de una institución como el Consejo de Europa debería hacer sonar una alarma para Francia. El informe debería ser una llamada de atención para Francia. La corrupción es también un mal endémico en nuestro país. Para una casta que está separada del resto de la sociedad, constituye un conjunto de métodos sistemáticos, recurrentes y trivializados de robo de estado. Se necesita un barrido amplio y profundo para limpiar el estado de las prácticas que lo destruyen. Los rebeldes están listos para ello. Han hecho numerosas propuestas a la Asamblea Nacional para poner fin a la pendiente resbaladiza y prohibir los grupos de presión de nuestras instituciones. Además, cuando llegue el día, también será necesario crear una comisión que examine las diversas privatizaciones de las últimas décadas para determinar quién se ha enriquecido indebidamente en estos episodios.

Fuente original en francés Blog de Jean-Luc Mélenchon



Suscríbete a nuestro bóletin

y recibirás un email semanal con un resumen de los últimos artículos.
Más información.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *