Hasbún es el símbolo de la UDI: partido corrupto y plagado de coimeros.

Este ex diputado encarna lo que es la UDI: un partido con pensamiento retrógrado, patriarcal, machista, conservador, corrupto, homofóbico, nepotista  y plagado de coimeros. Sus dirigentes creen ser los dueños de la política Chilena, tienen el síndrome del arribismo y la prepotencia para atribuirse una legitimidad inexistente. 

Gustavo Hasbún, debe ser uno de los actores políticos con menos preparación para representar en las instituciones del Estado a la ciudadanía. Fue alcalde de Estación central en el periodo 2000-2008, fue diputado sin pena ni gloria desde el 2010 al 2018. Su biografía en Wikipedia  describe  que estudió en los mejores colegios de Santiago, pero por su baja capacidad intelectual logró entre 1994-1995 realizar sus estudios en la universidad privada de Andrés Bello para realizar un bachillerato en humanidades.

El 2006,  logra  titularse finalmente como periodista en la universidad de Santiago Chile y posteriormente hace un diplomado de políticas públicas en la universidad del Desarrollo, templo del modelo neoliberal en Chile y que se caracteriza por lucrar con la educación, por tener redes en el mundo privado  más que por la calidad de su enseñanza. 

Hasbún, fue un diputado bastante mediocre, sin interesantes proyectos de ley, ni muchos menos con  ideas o argumentos sólidos para ser considerado un actor  político de jerarquía. Este personaje, sin dudas, encarna lo que es la UDI: un partido con pensamiento político retrógrado, patriarcal, machista, conservador, corrupto, homofóbico, católico por conveniencia, nepotista  y plagado de coimeros. Sus dirigentes creen ser los dueños de la política Chilena, tienen el síndrome del arribismo y la prepotencia para atribuirse una legitimidad inexistente. 

Fue así, que las aspiraciones de Hasbún para ser elegido como Senador no tuvieron éxito, en las elecciones del 2017 obtuvo el 3,5% de los votos. A pesar de su voraz ambición, sin tener grandes cualidades ni méritos se quedó fuera del nido con los huevos de oroEl SenadoSin embargo, ser parte del Partido más corrupto y nepotista  de Chile, haber creado redes de influencia durante su paso por el congreso con el mundo privado, lo dejo en buen pie para seguir sirviéndose del Estado con coimas o como  operador político al más puro estilo de la mafia italiana. 

El domingo pasado, biobioChile  pública un audio en el cual se escucha la voz del ex diputado Hasbún coimeando al empresario Bruno Fulgeri, quien por su parte filtra personalmente el audio por estar cansado de los procedimientos de tráfico de influencias y de cohecho en el ministerio de obras públicas. En entrevista con esta radio afirma que es conocido que el MOP funciona de esa forma, que no es la primera vez que le paga a Hasbún, que esta vez le estaba pidiendo 30 millones y anteriormente le había pagado 20. En el  audio el ex diputado involucra al actual ministro de economía  Lucas Palacio y en  la entrevista  con el mismo medio Fulgeri, confirma y acusa al ministro estar involucrado en estas coimas cuando fue el subsecretario del MOP. 

Después que esta noticia se masifica en todos los medios y en redes sociales, salió Iván Moreira a respaldar a Palacios. Este senador que es reconocido por sus antecedentes de corrupción, específicamente por el caso Penta, que no aporta nada bueno en el congreso aparte de coludirse con el mundo empresarial y defender los intereses del partido —máquina de la corrupción—.

La senadora Jacqueline Van Rysselberghe, es la actual presidenta de este partido, tiene la peor evaluación como política, conocida por sus actos de corrupción en mi ciudad de Concepción, posee el mayor desprestigio entre todos los actores de la oligarquía política, pero tiene el descaro de oponerse a una nueva constitución y a estigmatizar a una asamblea constituyente. Por otra parte, si analizamos la composición del senado y la cámara de diputados, es justamente este partido el que tiene el mayor nepotismo en el congreso: los Coloma, los Van Rysselberghe, los Moreira y los Kast (EVOPOLI partido hijo de la UDI). Además, hay que agregar al hijo del influyente Lavín, que sin el apellido y ayuda  de su padre jamás hubiera llegado al congreso

Es la UDIpartido mafia  que más se opone a un cambio constitucional y la que desprestigia a una asamblea constituyente porque es precisamente el partido que vive y se sirve de la política Chilena para enriquecerse y enriquecer a sus familiares. Haga memoria y comience a contar a todos los miembros  de la UDI que han tenido procesos judiciales por corrupción: Jovino Novoa, Pablo Longueira, Iván Moreira, Laurence Golborne, Pablo Wagner y Ena Von Baer.

Actualmente en nuestro país, los partidos políticos tienen el mayor rechazo por parte de la ciudadanía, solamente poseen un 2% de confianza y un 98% de desprestigio. Con ese paupérrimo de apoyo ciudadano varios partidos de la arena política chilena están destinados a morir, porque el pueblo consciente, que se ha preparado políticamente, tenemos identificado que la UDI como el  partido símbolo  de la corrupción en Chile, pero también a todos los otros de la ex concertación como la DC, PS, PPD o PR. Y a estos, hay que agregarle al Frente Amplio, que ha heredado las malas prácticas de los partidos de la centro izquierda.

En 1990, en Italia se destapó por vía judicial toda una red de corrupción de los partidos hegemónicos que tuvo como consecuencia la desaparición de la democracia cristiana, el partido socialista y el partido liberal italiano. En Chile, el primer partido que debe desaparecer es la UDI.

Por todas estas razones que los dirigentes de este partido le tienen tanto miedo a que el pueblo recupere la política para redactar soberanamente una nueva Constitución, porque en esta podemos prohibir el nepotismo, limitar, revocar mandatos, penalizar con penas de cárcel efectiva el cohecho y tráfico de influencias.   



Suscríbete a nuestro bóletin

y recibirás un email semanal con un resumen de los últimos artículos.
Más información.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *