Contra el racismo sistémico y las desigualdades: estadounidenses continúan la lucha en memoria de George Floyd

Si bien las protestas se desataron ante el asesinato del afroamericano George Floyd, las demandas aluden a un racismo estructural que se ha arrastrado por décadas.

Las manifestaciones en Estados Unidos han ido en escalada durante los últimos días, teniendo la noche anterior los episodios de violencia más graves de las últimas décadas.

La situación fue gatillada por el asesinato de George Floyd por parte de un policía en un procedimiento. La muerte provocó una ola de manifestaciones en diferentes ciudades del país norteamericano, no solo en búsqueda de justicia en su caso, sino también por reformas estructurales que acaben con el racismo que existe en Estados Unidos.

Durante la última jornadalos manifestantes se concentraron cerca de la Casa Blanca, en el Parque Lafayette, y la policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a la multitud que protestaba a pesar del toque de queda impuesto en la ciudad de Washington. Esta situación se ha replicado en diferentes ciudades, entre ellas Minneapolis, lugar en que fue asesinado George Floyd.

Respecto de lo que se vive en el país norteamericano, Valentina Salas, cientista política y residente hace cuatro años en la ciudad de Minneapolis, destacó el trasfondo que tiene esta movilización que va más allá del crimen de George Floyd.

Para ella, “lo que está detrás de todo, en el fondo de lo que ha sucedido esta compleja y difícil semana en la ciudad de Minneapolis desde la trágica muerte de George Floyd, en manos de un policía y las protestas masivas que han aparecido durante esta semana es el racismo sistémico, como lo ha mencionado también el gobernador. Racismo sistémico y desigualdades raciales que quedan en evidencia lamentablemente en esta trágica muerte”.

Asimismo, Salas explicó que justamente este caso viene a sumarse a varios otros en los que el racismo ha sido el protagonista: “Durante años, pero en particular durante esta última década, han ocurrido diversas situaciones de violencia policial en contra de personas afroamericanas en Estados Unidos, como la que ocurrió el día lunes. Aquí mismo en el Estado de Minnesota, en el año 2016, ocurrió la muerte de  Philando Castile que fue de alta connotación pública, pero también en otros estados del país como en Maryland, Misuri y otros”

Una de las principales consignas de las protestas ha sido “Sin justicia, no hay paz”, pues el hecho de que los cuatro policías involucrados en este caso sean juzgados por su responsabilidad es parte de las principales demandas, dado que hasta ahora solo ha ocurrido con quien dio muerte a Floyd.

En esa línea, Valentina Salas destacó que, al menos, en las autoridades locales se ha intentado instaurar un ánimo dialogante, por ejemplo, con el nombramiento del fiscal Keith Ellison a cargo del caso, quien declaró este lunes estar estudiando procesar a los otros tres agentes involucrados.

“Ellison es un abogado y político afroamericano del Estado que tiene una larga trayectoria, y esta medida fue tomada como mencionó Tim Walz, el gobernador, como una forma de demostrar compromiso o buscar justicia en este caso, como una medida para intentar recomponer la confianza de las comunidades afroamericanas en las instituciones de justicia y de orden en el Estado, esto también generó bastante cobertura este domingo”, explicó la cientista política.

Además, dijo que “los dichos de Donald Trump no ayudan, generando aún mas frustración en las comunidades”, agregado que esto, además, se opone a lo hecho por la autoridad local.

Para la analista, “las autoridades máximas del Estado de Minnesota, tanto los alcaldes de Minneapolis y el alcalde de Saint Paul, más el Gobernador, han intentado enfocarse a lo largo de los días de esta semana en reconocer el racismo sistemático de la sociedad. Estas tres autoridades han sido bastante claras en señalar que esto es lo que está en el fondo del problema, de la situación que estamos viviendo y en apoyar las manifestaciones pacíficas de la gente que quiere honrar la memoria de George Floyd y de los que buscan justicia por lo que sucede”.

Además, Salas comentó que lo que ha ocurrido en Estados Unidos producto de la pandemia, es otro factor importante a la hora de analizar las razones tras las manifestaciones contra el racismo y la desigualdad, pues “surgen en medio de una pandemia que ha afectado fuertemente a Estados Unidos, pandemia que ha dejado en evidencia aún más las desigualdades raciales que las comunidades afroamericanas experimentan cotidianamente en su día a día, ya sea en términos de acceso a la salud, a la vivienda, al trabajo, a la seguridad, entre otros aspectos. Todo esto genera más frustración e indignación en la población y así es como algunos analistas y medios han dicho que este momento ha dejado en evidencia este otro virus mortal, el racismo”.

Hasta el momento, la ola de protestas ha dejado más de 4.000 personas detenidas, incluyendo a la hija del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, mientras más de la mitad de los gobernadores de Estados Unidos han llamado a que la Guardia Nacional actúe para calmar las protestas y saqueos que han ocurrido en 30 de las más grandes ciudades de ese país de Norteamérica.

Recomiendanos



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *