Publicado Julio 10, 2021
Carta abierta a las y los integrantes de la Convención Constitucional de Chile
Cuerpo
Representamos a organizaciones que desde hace muchos años vienen dando una lucha incesante para que los derechos ciudadanos, políticos y sociales del más de un millón de chilenos que se encuentran en el exterior, sean plenamente reconocidos y respetados.

Viernes, 9 de julio de 2021

Estimados y estimadas integrantes de la Convención Constitucional,

Antes que nada, queremos saludarles y expresarles nuestro enorme entusiasmo por la apertura del debate constituyente que dotará finalmente a nuestro país de una nueva Constitución. Más aún, cuando ello es posible a través de una Convención Constitucional elegida democráticamente por la ciudadanía y que contará, por un lado, con paridad de género entre sus integrantes y, por otro, con la plena participación de nuestros pueblos originarios, lo que consideramos le confiere una legitimidad y relevancia difícil de igualar en el mundo.

Nos presentamos: somos chilenos y chilenas que residimos temporal o de forma permanente en el extranjero y les escribimos para plantearles la necesidad de estar representados en el debate constitucional, en igualdad de condiciones que quienes residen dentro de las fronteras nacionales. Representamos a organizaciones que desde hace muchos años vienen dando una lucha incesante para que los derechos ciudadanos, políticos y sociales del más de un millón de chilenos que se encuentran en el exterior, sean plenamente reconocidos y respetados. Somos también aquellos que nos organizamos con fuerza y decisión a partir de la revuelta popular de octubre de 2019, levantando nuevas formas de articulación política y de participación desde el extranjero en el acelerado proceso de cambios que hemos iniciado en Chile.

Así, nos hemos organizado tanto para denunciar las graves y sistemáticas violaciones de Derechos Humanos que ocurrieron en Chile a partir de octubre de 2019, como para votar en el plebiscito nacional de octubre del año pasado, votación en la que incluso participamos en mayor porcentaje del padrón habilitado para votar que quienes residen en territorio nacional. Nos enorgullece que haya sido también mayoritaria la proporción de residentes en el exterior que optamos por aprobar una nueva constitución que sea escrita por personas elegidas en su totalidad de manera democrática.

Somos, igualmente, las mismas organizaciones que el año pasado pedimos al congreso chileno reconocer nuestro derecho a participar, con representantes propios, en la Convención Constitucional que ustedes componen, derecho que se nos denegó injustamente por parte de los partidos del oficialismo aduciendo fundamentalmente a razones de oportunidad y amparándose en el quorum calificado necesario para aprobar esa reforma constitucional, pese a que la mayoría de los diputados

y diputadas votaron a favor de nuestra inclusión en el proceso constituyente, apostando por democratizar aún más la Convención Constitucional.

Ante dicha exclusión, levantamos nuestra bandera y seguimos buscando, por diversos caminos, como tener plena representación. Para que ello sea realidad, partimos de dos premisas fundamentales:

La primera, es que ahora estamos en vísperas de articular un nuevo pacto social plurinacional, paritario y democrático. En él debe estar representada toda la ciudadanía, ya que sólo así se garantizará que la nueva carta fundamental sea una auténtica expresión de la soberanía popular y que pueda ser implementada con un amplio respaldo social y político. Como ciudadanía chilena residente en el exterior no podemos quedar afuera de este relevante proceso, más aún cuando la nueva Constitución afectará directamente nuestros derechos y nuestros deberes.

 La inclusión de la Comunidad chilena que reside en el exterior es, además, una necesidad imperiosa para un debate constitucional en el cual estamos tratando de redefinir nuestra identidad como pueblos que habitan y comparten un mismo territorio. Por otro lado, la pandemia del COVID19 ha dejado dramáticamente al desnudo las enormes desigualdades económicas, sociales y políticas generadas por el modelo neoliberal implementado durante la dictadura chilena. Estamos convencidos, también, que podemos contribuir a su superación con aportes que recojan las múltiples experiencias y aprendizajes que hemos capitalizado gracias al hecho de estar viviendo en diferentes países, con sistemas políticos y modelos de desarrollo alternativos.

La segunda premisa dice relación con el tipo de proceso constituyente que queremos llevar adelante como país, discusión que estará en el centro del debate en torno al Reglamento de la Convención Constitucional. Se podrá diferir en los contenidos que los diferentes sectores quieran incluir en la Carta Magna, pero creemos que existe un amplio acuerdo en torno a la urgencia de garantizar un proceso de discusión abierto y participativo, donde todos y todas podamos sentir que se nos escucha y que hemos sido capaces de incidir en el debate. Solo así, la nueva Constitución contará con la legitimidad necesaria para que sea sentida como propia, abriendo un nuevo ciclo político en nuestro país.

Es por estos motivos que nos dirigimos respetuosamente a ustedes y les pedimos subsanar cuanto antes la grave exclusión de la cual hemos sido víctimas las comunidades chilenas que residimos en el extranjero, al quedar fuera de la Convención Constitucional. Esto es, además, la privación de un derecho que nos corresponde como ciudadanos y ciudadanas de Chile.

La población chilena residente en el exterior representamos más del 5,5% del total de la población en Chile, según datos del INE. Teniendo mucho que aportar, así como derechos ciudadanos que ejercer, es nuestra obligación asegurar que nuestras demandas estén presentes en el debate constitucional, así como en la discusión de las leyes orgánicas a las cuales dará origen la nueva Constitución.

Por todo esto, proponemos que en el reglamento de la Convención Constitucional se configure nuestra participación a partir de un Distrito Exterior, en igualdad de condiciones con los distritos ya reconocidos legalmente dentro del territorio nacional. Esto permitirá canalizar consultas y facilitará la interacción con constituyentes, asambleas y cabildos de chilenos y chilenas organizados fuera del país. Consideramos que estas consultas deben tener un carácter vinculante en todas aquellas materias constitucionales que nos afectan directamente. Ello evitará, también, de tener que recurrir en el futuro a sucesivas reformas constitucionales para regular eventuales olvidos u omisiones en que se pueda incurrir durante el debate y la redacción de la nueva Carta Magna.

Luego de diversos encuentros y foros sobre temas constitucionales y legales que nos afectan, nos hemos reunido con una gran cantidad de constituyentes, quienes ya conocen en parte nuestras preocupaciones y demandas, compartiendo nuestra aspiración de ser parte del proceso. Dichas experiencias demuestran fehacientemente que nuestra participación es perfectamente factible y que es posible mantener un diálogo ágil y constructivo con ustedes.

Antes de despedirnos, quisiéramos plantearles un punto que nos parece de la mayor prioridad para la Convención Constitucional: la importancia de oficiar, a través de los canales pertinentes y con la presión necesaria, la inmediata liberación de los presos de la revuelta, logrando que sea aprobado el Proyecto de Indulto General actualmente en discusión en el Senado de la República. No sólo es un acto de justicia sino una medida indispensable para generar el espíritu que se requiere para la reconstrucción del Pacto Social y para la definición de las normas fundamentales que pavimentarán nuestro futuro camino.

Les agradecemos de antemano la atención que den a nuestra petición y quedamos a la espera de vuestra pronta respuesta.

  1. Comité Internacional Chile Somos Todos
  2. Red Que Chile Decida - Extranjero
  3. Red Europea de chilenos por los Derechos Cívicos y Políticos
  4. Red Chile Despertó Internacional
  5. Coordinadora de Mujeres Chilenas en el Exterior
  6. Territorio Internacional de Convergencia Social
  7. Revolución Democrática - Territorio Extranjero
  8. Comisión de DDHH de las chilenas y chilenos de la Región del Exterior
  9. Comisión Europea de Derechos Humanos y Pueblos Ancestrales
  10. Asamblea Chile Despertó Viena – Austria
  11. Asociación Cultural Gabriela Mistral Berlín - Alemania
  12. Asociación Chile Amistad Salvador Allende – Alemania
  13. Centro de Estudios Unidad y Dignidad – Alemania
  14. Asociación Violeta Parra Berlín – Alemania
  15. Red de Apoyo Solidaritat Chile Freiburg – Alemania
  16. Cabildo Abierto de Bremen – Alemania
  17. ChiBaSa-Chilenos en Baja Sajonia – Alemania
  18. CINTA-Comité Interciudades Alemania
  19. Asociación Civil PACA San Luis – Argentina
  20. Mirada Socialista San Luis – Argentina
  21. Centro Cultural Violeta Parra San Luis – Argentina
  22. Comisión Derechos Humanos de chilenos en Argentina - Argentina
  23. MARCHAR: Movimiento autoconvocado de chilenos en Argentina - Argentina
  24. Chile Somos Todos Melbourne – Australia
  25. Antena Hispana – Australia
  26. Horizonte Latino Radio – Australia
  27. Australia Chile Friendship Society – Australia
  28. Colectivo Asamblea Constituyente Chile – Bélgica
  29. Centro Cultural Chile en Liège – Bélgica
  30. Centro Cultural Chile en Bruselas – Bélgica
  31. MCF Iberia Royale Intercorporation Liègeoise – Bélgica
  32. MCF Chile-Liège – Bélgica
  33. MCF La Roja Liga Francophone de Football Liège – Bélgica
  34. 2da y 3ra Generación de chilenos en Lieja – Bélgica
  35. Las Insumisos – Bélgica
  36. Centro Salvador Allende – Bélgica
  37. Escuela Pioneros de La Paz – Canadá
  38. Chile Despertó Canadá - Canadá
  39. Asociación Chilena Canadiense de Regina – Canadá
  40. Fundación Chile en mi Memoria de Edmonton – Canadá
  41. Casa Salvador Allende Toronto – Canadá
  42. Centro de Estudios Latinoamericanos Salvador Allende CELASA – Canadá
  43. The Chilean Housing Co-operative Vancouver - Canadá
  44. Frente de Mujeres Chilenas en Ecuador, FREMUCHE – Ecuador
  45. Walmapu Support Committee California – EEUU 
  46. Asamblea Chilena NorCal-California – EEUU
  47. La Peña Cultural Center-California – EEUU
  48. Comisión Memoria Histórica, Marinería Antigolpista - EEUU
  49. Asociación Violeta Parra en Barcelona – España
  50. Casa Chile Alicante – España
  51. Asociación Pro Derechos Humanos Francisco Aedo de Madrid – España 52.
  52. Asociación Violeta Parra de Madrid – España
  53.  Centro Cultural Pablo Neruda de Bilbao – España
  54.  Asociación Orly-Chili Solidarité – Francia
  55. France Chili Aquitaine – Francia
  56.  Asociación Pablo Neruda de Paris – Francia
  57. FEDACH (Fédération d'Associations chiliennes) – Francia
  58. Asociación Esperanza Latina Chile-Francia – Francia
  59.  Asociación Cultural Franco Chilena de Savigny le Temple – Francia
  60. Comunal del Partido Socialista de Lyon assoc. S.Estrella Orban – Francia 61.
  61. Chile Desperto Holanda – 
  62.  Grupo Apoyo a los Presos Politicos de Chile GAPP CL-NL – Holanda 
  63. Somos Chile Despertó Italia – Italia
  64. Asociación cultural italo-chilena AlpiAndes – Italia
  65.  El Caleuche, Asociación de Chilenxs en Piamonte – Italia
  66.  Comité Solidaridad Chile-Génova – Italia
  67.  Frente Amplio en Italia (Red Que Chile Decida) – Italia
  68.  Chile Despertó México – México
  69.  Asociación Salvador Allende Gossens de México – México
  70.  Asociación Violeta Parra de Oslo – Noruega
  71. Chile Solidarity Network UK – Reino Unido
  72.  Asamblea Chilena en Londres – Reino Unido
  73. Colectivo Unidad Democrática de Londres – Reino Unido
  74.  Asamblea Chilena en Manchester – Reino Unido
  75. CIMA – Scandinavia
  76.  Comisión Nacional Derechos Humanos Chile-Suecia – Suecia
  77. Asociación Víctor Jara de Estocolmo – Suecia
  78.  Chile Somos Todos Malmö – Suecia
  79. Asociación Víctor Jara de Malmö – Suecia
  80. Chilenos en Gotemburgo – Suecia
  81. Colectivo Tiempo Nuevo Estocolmo – Suecia
  82. Druzhba – Suecia
  83.  Asociación de Chilenos Residentes en Ginebra – Suiza
  84.  Colectivo de Chilenos en Ticino - COCHITI – Suiza
  85.  Asociación Allende Vive en Ticino – Suiza
  86. Comisión de Apoyo a los Pueblos Originarios de Chile – Suiza
  87. Defensoría Internacional por el Derecho de los Pueblos – Suiza
  88.  Comité Memoria y Justicia-Ginebra – Suiza
  89. Plataforma Unidad Social-Ginebra – Suiza
  90. Defensores chilenos de DDHH en la Región Exterior

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

No podemos seguir oponiendo simplemente un “atrévete” por un “infórmate”, se requiere un plus imaginativo. De modo que la imaginación popular restituya su flujo hacia sueños emancipatorios, democráticos, inclusivos, equitativos y justos. Aún es posible, ya que lo imposible puede suceder…
Descaradamente, el gobierno y la prensa exhiben el 46,7% de participación como un triunfo. Hace una semana afirmé que estas elecciones serían una payasada. ¡Menuda perspicacia!
Lo que debería intentar es movilizar a todo el mundo democrático en contra de una amenaza que puede derivar en un Bolsonaro, en un Trump, una cuestión así. Ante eso creo que es el mejor antídoto para esta línea de ataque que Kast ya desarrolló diciendo “esto es libertad versus comunismo”.
La propuesta del candidato presidencial de la extrema derecha recuerda mi experiencia personal con la Operación Cóndor, la que ahora intenta reeditar. La democracia, la paz y no violencia que anhelamos chilenas y chilenos se encuentra amenazada en varios ámbitos con la propuesta de este candidato. Pero resulta particularmente preocupante que su política internacional, en vez de atender el mejoramiento de las relaciones vecinales, responder a las demandas por enfrentar el deterioro de los ecosistemas o favorecer la reducción del armamentismo, se concentre en la represión de personas que tienen ideologías distintas a las que el defiende.
Es muy poco probable que el nuevo Presidente pueda realmente dar paso a una “era nueva”, como se ha prometido y, salvo las consabidas fluctuaciones accionarias y del precio del dólar, todo indicaría que el país va a seguir gobernado por la clase política, como que el sacrosanto mercado seguirá siendo nuestro soberano. Con el aval de los gobernantes y de la casta militar o guardia pretoriana.