cv
Publicado Julio 05, 2020
Fuente:
Chile Covid: lo que no se dice
Cuerpo

Lo increíble es que los chilenos estamos completamente desinformados de la magnitud del desastre sanitario que estamos sufriendo. Al ver los noticiarios en TV, cualquiera podría creer que seguimos bastante mejor que países como Estados Unidos, Brasil, Perú y México.

Lo increíble es que los chilenos estamos completamente desinformados de la magnitud del desastre sanitario que estamos sufriendo. Al ver los noticiarios en TV, cualquiera podría creer que seguimos bastante mejor que países como Estados Unidos, Brasil, Perú y México.

La información fundamental para comprender realmente las dimensiones de la pandemia en cualquier país son las cifras de personas contagiadas y fallecidas en relación a su población. Son estas cifras las que nos revelan la probabilidad efectiva que tiene cada persona de contagiarse y fallecer en su respectivo país. Y, a la vez, son ellas las que permiten una debida comparación con otros países respecto de los nocivos efectos de la pandemia.

A través de ellas podemos constatar que, desgraciadamente, nuestro país es hoy el más afectado del mundo en las dos categorías más cruciales y que tienen una dimensión objetiva: el número de personas graves hospitalizadas en cuidados intensivos y el número de personas fallecidas. Así, de acuerdo al Worldometers, luego de alternar con Moldavia a lo largo de junio, Chile pasó a ser el 30 de junio el país con más personas hospitalizadas en cuidados intensivos en relación a su población: 2.099 enfermos, esto es, 109 personas por millón.

Y más grave aún, Chile es el país que ha tenido –lejos– el mayor número de fallecidos en el mundo durante el mes de junio en relación a su población. De este modo, tuvo 237 personas muertas por millón (4.565), seguido por Perú con 149 (4.910); Brasil con 135 (28.995); México con 133 (17.132); Estados Unidos con 67 (22.331) y Reino Unido con 66 (4.537).

Mucho peores, aún, son los registros de Chile al medir el incremento porcentual de personas fallecidas por covid en junio respecto de todos los meses anteriores. De este modo, en nuestro país en el mes pasado se produjo un alza ¡del 384%! respecto de los fallecidos con anterioridad (1.188); seguido de México con 161% (respecto de 10.637); Perú con 103% (de 4.767); Brasil con 92% (de 31.199); Estados Unidos con 20% (de 108.059); y Reino Unido con 11% (de 39.369).

Lo increíble es que los chilenos estamos completamente desinformados de la magnitud del desastre sanitario que estamos sufriendo. Al ver los noticiarios en TV, cualquiera podría creer que seguimos bastante mejor que países como Estados Unidos, Brasil, Perú y México, al hablarse sólo de los números absolutos de personas contagiadas y fallecidas. Y el intento manifiesto de desinformación se comprueba cuando vemos que respecto del número comparativo de test de verificación de la enfermedad por países, sí se informa del número de test por persona ¡dado que en esa categoría Chile está entre los mejores de América Latina!...

Es obvio que esta desinformación se efectúa para mejorar la “imagen” de la gestión gubernativa al respecto. No importa que esto signifique faltarle el respeto a la población; impedir que ésta tome la debida conciencia de la gravedad de la situación para que muchos que no necesiten imperiosamente salir de sus casas lo hagan, y para que disminuyan las presiones al Gobierno para que éste le proporcione más recursos económicos (a los más pobres) que le permitan sustentar una cuarentena efectiva.

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

Pamela Jiles es la única figura que no teme el sambenito de “populista” al que huyen los políticos de seudo-izquierda. En esencia es así, si entendemos populismo como empuñar las banderas del pueblo, de los pobres del campo y la ciudad. Cosa distinta es la demagogia que practican los políticos institucionales para engañar electores con promesas que jamás cumplen.
Desde el 28 de abril (y en momentos en que escribo esta nota), las manifestaciones de la sociedad civil colombiana en contra del proyecto de Reforma Tributaria (la décima en 7 años y la segunda en el gobierno de Duque) que buscaba -como siempre- gravar con impuestos a las clases más golpeadas con las crisis, es decir, a los asalariados y a los más de 55% de informales que se rebuscan la vida en las principales ciudades del país.
El poder constituyente es un poder racional que se apoya en la deliberación constituyente, en el protagonismo de las voces-cuerpos que han sido sistemáticamente acallados. El proceso constituyente supone dejar espacio, asumir la presencia de la vida, escuchar a los cuerpos-voces que han sido postrados y silenciados.
Una semana después que comenzaran las movilizaciones sociales en Colombia, las Naciones Unidas y la Unión Europea condenaron este martes 4 de mayo la violencia de parte de las fuerzas de seguridad para reprimir la protesta social.
La maternidad está en crisis, cuantas mujeres hoy día eligen no serlo, precisamente porque no quieren convertirse en este ideal deshumanizado, quieren vivir. Hacer el amor, trabajar, viajar, crecer, desarrollarse como personas y especialmente quieren vivir sin culpa. Sin deuda al patriarcado.