Publicado Octubre 26, 2020
CHILE: EL PUEBLO SABE LO QUE QUIERE
Cuerpo
“La historia es nuestra y la hacen los pueblos” Salvador Allende, 11 de septiembre de 1973.

“La historia es nuestra y la hacen los pueblos” Salvador Allende, 11 de septiembre de 1973.

A pocas horas de concluido el proceso de votación del plebiscito, el pueblo expresó claramente su voluntad de desechar la Constitución del 80 impuesta por Pinochet – incluidas las reformas introducidas por los gobiernos de “transición a la democracia” - y de redactar una nueva carta fundamental.

De la mano de la Revuelta Popular del 18 de octubre del año pasado y de su prolongación a lo largo de todo este año, el pueblo de Chile de dentro y fuera del territorio, impuso la realización de este plebiscito, que no sólo aprobó el cambio de la Constitución del 80 sino también la modalidad para hacerlo: una Convención Constituyente - 155 personas elegidas directamente, paridad de género incluida.

Pese a todos los obstáculos que opuso el gobierno de Piñera a la libre expresión de la voluntad popular, a las cifras preocupantes que arrojan los informes sanitarios sobre los estragos que causa la pandemia, la pésima calidad de las campañas televisivas del Apruebo y Rechazo y los últimos rumores de eventuales actos de violencia que podrían producirse durante este evento, hoy el pueblo chileno se movilizó, votó  y rechazó mayoritariamente la Constitución de 1980, cuya continuidad le impuso al pueblo la transición pactada de hace tres décadas.

En estos momentos, Santiago y otras ciudades a lo largo de Chile están de fiesta. En la capital, la Plaza de la Dignidad, ex Plaza Baquedano, se viste de banderas chilenas y mapuches. La estatua del general Baquedano estrenó nuevo look, verde esta vez. Armado con su sola presencia, el pueblo dispuesto a celebrar su victoria obligó a las fuerzas policiales a retirarse del corazón de la capital. Familias completas han salido a las calles a celebrar - por “el futuro de sus nietos”, dijo un abuelo que no ha perdido la esperanza.

Los comentaristas de los medios de comunicación destacan la participación mayoritaria en este plebiscito tanto de los jóvenes como de los viejos, los principales afectados por las políticas neoliberales. “Nula presencia policial”, dicen. Los oportunistas de todo pelaje han comenzado a hacer rimbombantes declaraciones para arrogarse el triunfo del Apruebo y de paso proyectarse en futuras candidaturas presidenciales. Incluso, Piñera y algunos de sus ministros hacen suyo el aplastante triunfo popular, ese mismo pueblo al que no hace mucho le declaraban la guerra.

Mañana, después de esta fiesta, el pueblo se despertará para enfrentar otros desafíos: impedir que esta victoria se diluya en tratativas a sus espaldas, en maniobras distractivas y dilatorias para bajarle el perfil a sus demandas y despojarlas de su carácter radical.

Durante varias décadas y especialmente desde la Revuelta de Octubre, el pueblo ha expresado claramente sus demandas en los muros de las ciudades. Porque Las paredes hablan lo que la prensa calla y éste es el único medio que tienen los excluidos del duopolio derechista de la prensa para plantear sus reivindicaciones: Educación pública, gratuita y de calidad, Salarios dignos y Pensiones dignas, Vivienda digna, Salud digna, Libertad a los presos políticos, mapuche y de la revuelta, Libertad para Mauricio Norambuena, No al Sename, No al lucro, Patagonia sin represas, No más impunidad, Contra el terrorismo de Estado, Basta de femicidios, Igualdad de género, Asamblea Constituyente... Un buen comienzo para redactar la nueva Constitución.

Y para que lo sepan aquellos que en otros lares han querido imitar el modelo chileno, el pueblo decretó su rotundo rechazo al sistema económico capitalista: Si aquí nació el neoliberalismo, acá morirá.

 

  

 

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

Por la tendencia antedicha, está dentro de las posibilidades estadísticas, que Piñera obtenga otro record en su dudoso palmarés, y se convierta en el primer presidente en la historia del país, en ser destituido por corrupción; resultado más que posible, probable. 
Por lo que está empezando a aparecer, hasta para el partido del orden la salida anticipada de Piñera puede representar un alivio. Y si no sucede, a Piñera igual se le viene la noche con fecha de vencimiento el 11 de marzo de 2022, dentro de seis meses, cuando vuelva a su sola condición de empresario tramposo.
Este 18 de octubre del 2021, la historia parece retomar su vida, de Norte a Sur, se siente el mensaje del síntoma que no ha logrado sanar, ese síntoma que persiste y que fue identificado por los manifestantes bajo el mensaje “Chile Despertó”, ese Chile despierto retorna pero, ¿De que forma? ¿El advenimiento de la justicia tendrá lugar tras un nuevo despertar social?
Sería conveniente que el juicio del que salvaron varios de nuestros presidentes esta vez no incluya al gobernante actual y que, antes o después de su mandato, sea condenado ejemplarmente, al igual que otros mandatarios o dictadores del mundo. Para que así, Chile pueda recuperar su plena dignidad, porque los delitos cometidos por Piñera y otros que lo antecedieron han afectado la honra de nuestro Estado y, por cierto, de su supuesta democracia.
Fuera
Una bomba mediática estalló este martes 12 de octubre. La ONG austriaca All Rise presentó una denuncia contra el presidente brasileño Jair Bolsonaro ante la Corte Penal Internacional (CPI), acusándole de crímenes contra la humanidad debido a su política medioambiental.