Publicado Octubre 17, 2020
El corazón de octubre
Cuerpo
El profesor atribuyó el origen de las revueltas a un problema estructural: "Cuando se crea una sociedad en el entendido de que la sociedad no existe y que sólo hay individuos, al final pasa eso. Cuando se dice que la política no es algo que le deba importar a las personas, cuando en Chile fue lo que organizó la sociedad, la vertebró, con esos componentes, ¿cómo sorprenderse?".

A pocos días del primer aniversario de la crisis social de octubre de 2019, Manuel Canales,  académico de la Universidad de Chile, afirmó que para encauzar el estallido hay que interpretar su esperanza, no sólo los "ecos sociodestructivos". "Octubre nos propone, nos invita y nos exige como sociedad reaparecernos, darnos otras oportunidad. En eso tengo la esperanza", dijo en Cooperativa.

 En entrevista con El Diario de Cooperativa, el profesor atribuyó el origen de las revueltas a un problema estructural: "Cuando se crea una sociedad en el entendido de que la sociedad no existe y que sólo hay individuos, al final pasa eso. Cuando se dice que la política no es algo que le deba importar a las personas, cuando en Chile fue lo que organizó la sociedad, la vertebró, con esos componentes, ¿cómo sorprenderse?".

 Ad portas, además, del plebiscito sobre una nueva Constitución que el país celebrará el próximo 25 de octubre, Canales lamentó que se diga que el histórico proceso haya surgido de la violencia, como reza uno de los argumentos de la derecha. "Me parece que el planteamiento del asunto en ese dilema es muy forzado. Me parece evidente que el corazón de octubre no está en la violencia, si acaso en la fuerza de presencia de los varios millones de chilenos que, por mutuo propio, se hicieron presentes, ya que no tienen representación, y con ese acto generaron un impacto sociopolítico", sostuvo.

 "En el 2011 también se dijo que (las protestas) eran sumamente violentas y no lo fueron. Entonces, para ponerlo en su sitio, lamentarlo, regularlo y evitarlo, lo que no cabe es transformarlo en el centro del asunto. Eso reproduce la escena, porque estos son ecos sociodestructivos de un hilo muy largo, de varios hilos", señaló.

Para Canales, a un año de la crisis, "octubre nos propone, nos invita y nos exige como sociedad reaparecernos, darnos otras oportunidad. En eso tengo la esperanza. La gente entiende que después de haber hecho estas manifestaciones -más allá de los desbordes, los ecos socio destructivos, que seguirán ocurriendo- hay una demanda reivindicatoria que resulta establecida".

"¿Cómo se podría avanzar? Yo lo que estoy esperando es la aparición de un actor político nuevo, refundado. Los actores actuales tienen que refundarse, para repolitizar y refundar la sociedad. Así como se dijo que no había sociedad, hoy sabemos que la sociedad está en crisis, ergo, la sociedad existe y, por lo tanto, tenemos que construirla", afirmó.

Manuel Canales

Doctor en Sociología (1989, Universidad Complutense de Madrid,  España). Sociólogo (1985, Universidad Complutense de Madrid,  España).

Sociólogo y académico de la Universidad de Chile

Líneas de Investigación

Intolerancia y discriminación, Pobreza y exclusión social, Metodologías de investigación.

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

Rodrigo Rojas, conocido como “Pelao Vade”, recién electo constituyente, en la lista del pueblo. junto con apoyar la candidatura de Diego Ancalao, llamó a firmar por él como carta presidencial para las próximas elecciones.
La costra política parasitaria se pasó tan rotunda desautorización por los “Acuerdos por la paz y la democracia”, aprovechando el descomedido gesto para imponer otra fracción, la de los mencionados dos tercios, con la vana esperanza de bloquear todo lo que no satisficiese sus ansias de seguir mangando (mangar: robar, hurtar, saquear).
La gran pregunta que surge es: ¿Qué harán ahora los convencionales de los partidos de la ex Concertación que, por muy pocos que sean, serán claves en la definición del futuro de Chile y del modelo neoliberal aún vigente?
El Buen Vivir es, al mismo tiempo, una utopía y una posibilidad cierta. Es una utopía, porque constituye el sueño de un país distinto, integrado por todas y todos quienes acepten una convivencia en la diversidad, en condiciones de mayor equidad y con un respeto irrestricto por la madre tierra. Pero también es una posibilidad cierta, pues los pueblos indígenas vivieron miles de años bajo este precepto.
Hay que tomar los ejemplos que dieron las fuerzas populares en la Región de Valparaíso, en la comuna de Santiago y en otras localidades donde la unidad de partidos políticos y organizaciones sociales permitió alcanzar la victoria en gobernadores, alcaldes y concejales.