El Plan Z II: Sebastián Piñera y su guerra de película

El reciente 18 de octubre se cumplió un año desde que los manifestantes chilenos hicieron temblar al modelo neoliberal y, también a Sebastián Piñera con su tropa de incompetentes que se mantienen en la “primera línea” de la farsa, el engaño y el cinismo político. Empero, no es este el único “aniversario” que rememoramos, también se cumple un año desde la famosa frase del jefe de Estado donde declaró la guerra en plena democracia “Estamos en Guerra” fueron las palabras que el presidente emitió en vivo a la ciudadanía en cadena nacional.

Rápidamente emergieron reacciones a esta frase que exhibía las reales intenciones, a su vez, se difundió que mientras el edificio Enel ardía por completo causando pánico nacional, el presidente se fotografiaba comiendo pizza junto a su nieto. Estas actitudes parecían incongruentes, sin embargo, con una perspectiva temporal más integral y en vista de que se difundió el informe emitido en ese entonces por la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) todo parece cobrar sentido.

Ahora bien, retornemos en primer momento al titulo de esta breve columna, es necesario realizar dos preguntas: 1) ¿Qué es el plan Z? y al contestar esta, emerge automáticamente la segunda, 2) ¿Por qué plan Z II? El plan Z es un mito fundacional de la dictadura cívico-militar chilena, la derecha política, artículo documentos advirtiendo que las intenciones de Salvador Allende eran realizar un “AUTOGOLPE MILITAR” para así poder acoplar al país las ideas Marxistas radicales.[i]

Respecto de lo anterior, Jorge Magasich [ii] (2010) afirmó lo siguiente: “Siete días después del golpe del 11 de septiembre de 1973, el diario chileno El Mercurio tituló a ocho columnas: “El ex gobierno marxista preparaba un autogolpe de Estado”. ¡Aterradora información! Según ésta, la Administración de Salvador Allende habría fomentado un plan de asesinato masivo de militares, dirigentes políticos y periodistas de la oposición, sin olvidar a sus familias. El nombre en código era “plan Z”. “Miles de personas están implicadas en esta siniestra operación”, relataba el artículo firmado por Julio Arroyo Kuhn, un periodista muy cercano a los servicios de información de la Marina. Un mes antes había difundido informaciones falsas que anatemizaban a los marinos que se habían reunido con los dirigentes de los partidos de izquierda para denunciar el inminente golpe de Estado

Para continuar, y responder a la segunda pregunta, en pleno 2019, Sebastián Piñera realiza un “Plan Z II” que cae en lo absurdo y lo patético, la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) evacuó un informe al Presidente Piñera en el que se sostenía que un «batallón de 600 agentes clandestinos» había ingresado al país para desplegar operaciones de insurrección.

Lo curioso o absurdo es que el “comandante” de este “movimiento” según los servicios de inteligencia (DINE) identificaron a Pedro Carvajalino, como jefe de la organización chavista gubernamental Zurda Konducta. Lo que OLVIDÓ informar la Dirección de Inteligencia del Ejército es que Zurda Konducta es un programa de TV, y Carvajalino un youtuber y tuitero fanático del Gobierno de Nicolás Maduro. Por último, el informe de la DINE además, establecía que la organización o coordinación de los eventos de violencia en el país se había fraguado durante el Foro de Sao Paulo, realizado en julio de 2019.

Referencias

Columna publicada originalmente en Le Monde Diplomatique Edición Chile.

[i] Véase: http://www.medelu.org/IMG/pdf/CHILE_MAGASICH_p23.pdf

[ii] Recuperado de: https://mondiplo.com/el-plan-z-que-horrorizo-a-chile

Jorge Magasich: Ceux qui ont dit “Non”. Introducción y conclusión disponibles en http://theses.ulb.ac.be/ETD-db/collection/ available/ULBetd-11282007-102000/