Hamma Hammami: "todas las iniciativas para unir fuerzas populares son bienvenidas"

Hamma Hammami es una figura de la izquierda tunecina, encarcelada durante mucho tiempo bajo Ben Ali, fue portavoz del Frente Popular, alianza nacida de la revolución tunecina, de la que varios de sus líderes fueron asesinados en 2013 (como Chokri Belaïd). Christian Rodríguez, miembro de Le Monde en commun, pudo discutir con él la situación en su país. Exigente, hombre de convicciones, se niega a compromisos con los neoliberales o con los islamistas.

Hamma Hammami (HH): Muy complejo. ¡Imagínese un país que no puede tener un gobierno! De hecho, desde las elecciones generales de otoño de 2019, estamos en nuestro cuarto gobierno. La dificultad de formar un gobierno a partir del partido dirigente extendió el mandato del gobierno saliente por seis meses. Posteriormente, el gobierno formado por el candidato del partido islamista Ennahdha, no pudo ganarse la confianza del parlamento. Kais Saied, el presidente de la República de Túnez, nombró entonces a un candidato que no resistió más de cinco meses y que terminó presionando por la renuncia para mantener el control sobre el nombramiento del nuevo jefe de gobierno.

Este último, aunque fue ministro del Interior en el gobierno saliente, era un desconocido para el mundo político antes de la revolución, e incluso después. Es un tecnócrata como quiere el presidente de la República. Dadas las circunstancias que acompañaron la formación del gobierno y la amenaza de una posible disolución del parlamento, que pesaba sobre diputados y partidos, logró acumular los votos necesarios para aprobar. Para qué ? ¿Para implementar qué programa? ¿Con que presupuesto? Esto es lo que los tunecinos buscan en vano comprender.

Sin programa, y ​​esto en un contexto de luchas internas

Incluso su discurso pronunciado en el parlamento no contenía ningún programa, sino líneas generales que cualquiera podría presentar en cualquier circunstancia. Si bien el país está, según Elyès Fakhfakh, jefe de gobierno (de febrero a septiembre de 2020), al borde de la bancarrota, ¿qué puede hacer un gobierno de tecnócratas para responder a las urgentes demandas de los tunecinos? ¿Qué esperar de un gobierno cuyos miembros no tienen experiencia en asuntos públicos y ni siquiera se conocen entre sí? No mucho en nuestra opinión, sobre todo cuando sabemos que todo se hace en el contexto de disputas internas que enfrentan a los distintos poderes: entre los dos polos del ejecutivo (presidencia / gobierno), entre cada uno de ellos. ellos y la legislatura,

CC: En este contexto de inestabilidad ministerial pero también de crisis económica y social, ¿cómo está su movimiento, el Frente Popular? ¿Cuáles son sus perspectivas?

HH: Creemos que la experiencia del Frente Popular ya es historia . Reconstruirlo como era, como afirman muchos de sus activistas, es utópico. Es necesario partir de los logros que ha podido acumular en su corta historia, pero sobre todo de sus fracasos y disfunciones. La literatura que revisa el Frente es abundante, pero en su mayor parte es subjetiva y no ayuda a ver con claridad.

La movilización de las clases populares es una necesidad histórica para superar la coalición reaccionaria en el poder

Pero dada la situación de las luchas de clases en el país aún marcada por una supremacía de la burguesía compradora sobre las clases populares, la reunión de estas últimas es una necesidad histórica para superar la coalición reaccionaria en el poder. El gran problema es que estas clases no tienen expresiones políticas claras; más bien, se expresan parcialmente a través de organizaciones profesionales o sindicales, o a través de algunas pequeñas organizaciones políticas que no pueden pretender representarlas. Por eso todas las iniciativas para la puesta en común de fuerzas populares son bienvenidas.

Algunos componentes del Frente Popular ya lanzaron desde hace unos meses, en torno a una plataforma, una “Iniciativa Nacional” que va en dirección al trabajo común. A ellos se sumaron otras organizaciones (partidos políticos, organizaciones profesionales, movimientos asociativos, etc.) y sobre todo personalidades independientes influyentes en sus respectivos campos.

Pero el progreso es lento y el temor de que se trate de una reedición de la experiencia del Frente Popular pesa sobre todos.

Sobre todo, creemos que estas iniciativas solo se pueden construir en la lucha y mediante acciones que concreten los ejes principales del programa acordado: soberanía nacional, derechos económicos y sociales, libertades públicas e individuales.

CC: la reciente visita del presidente durante el Día Nacional de la Mujer de Túnez para saludar a todas las mujeres a través de su esposa Radhia Nasraoui, ella misma activista y figura de la revolución ciudadana: con este acto, el presidente deseaba ¿Significa una nueva orientación a favor de las libertades individuales en Túnez y la igualdad para las mujeres?

HH: Que el Estado, en la persona del Presidente de la República, reconozca a Radhia Nasraoui como activista por las libertades públicas e individuales, por los derechos humanos, por la abolición de la pena de muerte, por La criminalización de la práctica de la tortura, por los derechos de las mujeres y especialmente por la igualdad de género, luchas a las que Radhia ha dedicado su vida, es importante, en el sentido de que puede recibirse como un mensaje solemne de ruptura con el pasado.

Radhia Nasraoui y Hamma Hammadi en 2019

Pero no creo que la visita realizada en el Día Nacional de la Mujer (13 de agosto de 1956: promulgación en Túnez del Código del Estatuto Personal) sea un signo en el sentido de salvaguardar los logros de las mujeres y su consolidación por otros. El discurso pronunciado el mismo día por el Presidente de la República ante una multitud de mujeres de todo el país decepcionó a más de una. Sobre la cuestión crucial de la implementación efectiva del principio constitucional de igualdad entre hombres y mujeres, este discurso faltaba. "No a la igualdad de la herencia", proclama, refiriéndose no a la Constitución de la que es garante, sino a la tradición religiosa ya los exegetas del Corán que vivieron en otros tiempos, bajo otros cielos. .
Se mantuvo fiel al discurso conservador que pronunció durante su campaña electoral dirigida a un electorado objetivo (el pueblo que quiere, dice) que se opone a la “élite” que sigue arruinando el país. Discurso que también provocó la indignación de organizaciones de mujeres, partidos progresistas e intelectuales, algunos de los cuales lo habían apoyado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Día a día, la desilusión se instala y el trasfondo conservador populista se revela.

CC: Túnez fue uno de los primeros africanos en experimentar una revolución cívica en el siglo XXI. Otros países, como Argelia y Malí, han visto a su gente levantarse. ¿Qué opina de las manifestaciones populares en Mali?

HH: La situación geoestratégica en Mali, la fuerte presencia de movimientos yihadistas en gran parte del territorio, la presencia militar francesa con el pretexto de combatir el terrorismo pero cada vez más impugnada por los malienses, tantos factores que interfieren cuando queremos entender lo que está pasando en este país africano.

La “Revolución Ciudadana” iniciada el 5 de junio y en la que participaron cientos de miles de ciudadanos, se produjo apenas unas semanas después de las elecciones legislativas cuyos resultados fueron impugnados por el pueblo. Y como todos los de su clase en otros países, ha dado a luz a la esperanza en un país marcado no solo por el terrorismo, sino también por la dictadura y el mal gobierno. Cada vez más voces, dentro del país como en la diáspora maliense, protestaban contra la corrupción y el nepotismo transformados en política de Estado por el clan del presidente IBK. El Hirak en la vecina Argelia debe haber servido de estímulo.

A diferencia de este último donde reinó el espontaneismo durante todo el año que duró el movimiento, en Malí surgió muy rápidamente una organización embrionaria en el movimiento M5 y en la RFP (Rassemblement des Forces Patriotiques).

Pero la violencia con la que el régimen enfrentó este movimiento ciudadano, disparando a la multitud y matando a varias personas, fue, aunque solo parcialmente, el origen del punto de inflexión que vive el país desde el golpe de Estado del 19 de agosto. . Mantener la movilización popular para evitar que los militares tomen el poder solos. Hoy, lo que está en juego para la Revolución Ciudadana es diferente: evitar que estos militares, conformados por un CNSP (Consejo Nacional para la Salvación del Pueblo), tomen el poder solos y se proclamen dueños del lugar. El movimiento debe influir en todas las etapas de la transición, especialmente en esta primera etapa crucial que verá la designación de los cuerpos provisionales de la transición.

https://twitter.com/enbref_tn/status/1308020502510870534

Esta entrevista se realizó en septiembre de 2020 poco después del nombramiento de un nuevo gobierno encabezado por Hichem Mechechi (designado el 2 de septiembre).