Publicado Julio 03, 2021
La necrodemocracia: los muertos que la administración de la pandemia pudo haber evitado.
Cuerpo
Si existe una característica que puede definir a las actuales democracias y totalitarismos, es que cada vez se visibilizan sus intrincadas complicidades políticas para lograr el ejercicio del poder estatal mediante la implementación de discursos y políticas, para lograr la dominación de la población.

“La necropolítica permite problematizar las lógicas políticas contemporáneas, donde se entrecruzan la violencia, el derecho, la excepción y la soberanía. Es decir, la necropolítica conjuga elementos, discursos necesarios para el control de la población a partir de la construcción de: en los discursos de la guerra, el enemigo y el terror para la justificación de la excepción como única alternativa para el retorno a una normalidad social". (Brito-Alvarado X., Capito Alvarado, J. 2020. Neoliberalismo como necropolítica zombi. Argumentos: revista de crítica social, 22, 252-279.)

“La proliferación de armas y la existencia de mundos de muerte –lugares donde la gente se encuentra tan marginada que en realidad vive como muerto viviente son un indicador de que existe una política de la muerte (necropolítica) en lugar de una política de la vida (biopolítica) como la entiende Foucault” (Mbembe, A. 2011. Necropolítica. Santa Cruz de Tenerife: Melusina.).

Los autores del artículo citado, proyectaron con maestría teórica lo que ocurrió un tiempo después de haber redactado el mismo: "Para que la necropolítica se despliegue debe existir el estado de excepción tal como lo propone Agamben que justifique la implementación de medidas políticas que permiten al poder soberano eliminar a los sujetos que para sus intereses son innecesarios” (Ibídem, 15). 

Sí bien el eje conceptual que plantean es por intermedio de la reafirmación del neologismo “necropolítica” deslizan un capítulo con respecto a lo que consideramos en verdad más central, la necrodemocracia, que se demostró palmariamente, pandemia mediante, mediante la gobernanza desastrosa en términos humanitarios de tantos gobiernos democráticos o que se jactan de ello, como el argentino: 

“Giorgio Agamben (2006), denuncia en Homo sacer I, El poder soberano y la nuda vida, que los dispositivos jurídicos capturan la vida de estos sujetos. Por tanto, para Agamben, el mejor control poblacional es la democracia. El poder democrático implica que es necesario invisibilizar una serie de acciones que buscan encubrir determinadas violaciones de los derechos humanos” (Ibídem, 19). 

Finalmente, al menos para resignificar el artículo, reconocerle su valor teórico, que vio más lejos lo que sucedió tiempo después so pretexto sanitario, recitaremos un pasaje nuevamente de Agamben, que sostiene lo que proponemos, la constitución del concepto subsiguiente de “necropolítica” el de “necrodemocracia”.

“Si existe una característica que puede definir a las actuales democracias y totalitarismos, es que cada vez se visibilizan sus intrincadas complicidades políticas para lograr el ejercicio del poder estatal mediante la implementación de discursos y políticas, para lograr la dominación de la población; así, el poder que recae en el “soberano es aquel que decide sobre el valor y el disvalor de la vida en tanto que tal” (Agamben, G. Homo Sacer. El poder soberano y la nuda vida. Valencia: PreTextos.).

La responsabilidad concreta, efectiva y fehaciente de gobiernos y con ello, gobernantes, que se auto perciben como democráticos, debe ser descubierta o desenmascarada. En el clivaje del significante amo en que se sostienen tropelías gubernamentales, por atisbos democráticos, no podemos dejar de señalar la falta, la carencia, el agujero, que pandemia mediante, es ni más ni menos los miles de muertos que adelantaron su finitud, por obra y gracia de administraciones que en nombre de lo sacro y totémico de la democracia, vacunaron tarde y mal, saltándose en la fila para consagrar sus privilegios y de los suyos y condenando a mayor pobreza y marginalidad a los que aún sobrevivimos a una tragedia, claramente evitable en sus drásticos y dolorosos números que dan cuenta de ciertas necrodemocracias en las que habitamos. 
 

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

No podemos seguir oponiendo simplemente un “atrévete” por un “infórmate”, se requiere un plus imaginativo. De modo que la imaginación popular restituya su flujo hacia sueños emancipatorios, democráticos, inclusivos, equitativos y justos. Aún es posible, ya que lo imposible puede suceder…
Descaradamente, el gobierno y la prensa exhiben el 46,7% de participación como un triunfo. Hace una semana afirmé que estas elecciones serían una payasada. ¡Menuda perspicacia!
Lo que debería intentar es movilizar a todo el mundo democrático en contra de una amenaza que puede derivar en un Bolsonaro, en un Trump, una cuestión así. Ante eso creo que es el mejor antídoto para esta línea de ataque que Kast ya desarrolló diciendo “esto es libertad versus comunismo”.
La propuesta del candidato presidencial de la extrema derecha recuerda mi experiencia personal con la Operación Cóndor, la que ahora intenta reeditar. La democracia, la paz y no violencia que anhelamos chilenas y chilenos se encuentra amenazada en varios ámbitos con la propuesta de este candidato. Pero resulta particularmente preocupante que su política internacional, en vez de atender el mejoramiento de las relaciones vecinales, responder a las demandas por enfrentar el deterioro de los ecosistemas o favorecer la reducción del armamentismo, se concentre en la represión de personas que tienen ideologías distintas a las que el defiende.
Es muy poco probable que el nuevo Presidente pueda realmente dar paso a una “era nueva”, como se ha prometido y, salvo las consabidas fluctuaciones accionarias y del precio del dólar, todo indicaría que el país va a seguir gobernado por la clase política, como que el sacrosanto mercado seguirá siendo nuestro soberano. Con el aval de los gobernantes y de la casta militar o guardia pretoriana.