Publicado Julio 14, 2021
Lista del Pueblo y Pueblos Originarios: proyecciones
Cuerpo
Recordemos que el PC fue partícipe del gobierno de la “Nueva Mayoría”, que terminó consolidando y perfeccionando el “modelo chileno” aún más que los 20 años de gobierno de la derecha concertacionista. Y que el FA terminó traumáticamente cohonestando el diseño del 15 de noviembre que le impide a la Convención aprobar democráticamente (por mayoría) una nueva Constitución.

El terremoto y tsunami democráticos de Mayo colocaron sin duda a la Lista del Pueblo y a la bancada de los pueblos originarios como los principales ejes emergentes de la política chilena y como los motores de un efectivo cambio democrático del país.

No sólo porque le propinaron una catastrófica derrota electoral a las dos derechas; sino además porque a diferencia del FA y del propio PC, no han experimentado ningún acomodamiento histórico con aquellas.

Recordemos que el PC fue partícipe del gobierno de la “Nueva Mayoría”, que terminó consolidando y perfeccionando el “modelo chileno” aún más que los 20 años de gobierno de la derecha concertacionista. Y que el FA terminó traumáticamente cohonestando el diseño del 15 de noviembre que le impide a la Convención aprobar democráticamente (por mayoría) una nueva Constitución.

Por tanto no ha sido casual que las dos derechas se hayan cerrado totalmente hasta la fecha a modificar el antidemocrático quórum de los dos tercios. Pese a que ahora aquello “desnude” a la ex Concertación; ya que la derecha tradicional sola –al no obtener el tercio– se supone que ya no ganaría ni perdería nada con la abolición de dicho quórum…

Además, lo que es francamente escandaloso es que se estén dando vuelta atrás en el propio diseño del 15 de noviembre, en cuanto a posibilitar listas de independientes y en preservar escaños reservados para los pueblos originarios para el próximo Congreso Nacional.

Si esto fue considerado democrático para elegir a los convencionales que aprobarán nuestra Ley Fundamental del futuro, con mayor razón lo será para elegir el órgano representativo del pueblo para aprobar el conjunto de las demás leyes. No hay que ser muy perspicaz para darse cuenta que las dos derechas ¡se asustaron de su propia creación!

Nunca creyeron en el sorprendente y enorme éxito que podría obtener una lista de independientes; los que sumados a la bancada de pueblos originarios podrían llegar a obtener ¡más de un tercio del próximo Congreso Nacional!

A decir verdad, ni el FA ni el PC –pese a un virtual saludo a la bandera respecto de lo primero al presentar un proyecto conjunto de ley en tal sentido, que quedó “dormido” en el Congreso– no han planteado con fuerza la preservación de ninguna de las dos ideas.

Es más, respecto de la preservación de la bancada de los pueblos originarios no han dicho ni pío. ¡No parecen darse cuenta de lo crucial que es aquello para una efectiva democratización de nuestro país!

¡Y ni siquiera parecen darse cuenta que eso también les convendría políticamente a ellos; en la medida que los dejaría en una posición política de constituirse en mayoría, junto con los anteriores!

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

No podemos seguir oponiendo simplemente un “atrévete” por un “infórmate”, se requiere un plus imaginativo. De modo que la imaginación popular restituya su flujo hacia sueños emancipatorios, democráticos, inclusivos, equitativos y justos. Aún es posible, ya que lo imposible puede suceder…
Descaradamente, el gobierno y la prensa exhiben el 46,7% de participación como un triunfo. Hace una semana afirmé que estas elecciones serían una payasada. ¡Menuda perspicacia!
Lo que debería intentar es movilizar a todo el mundo democrático en contra de una amenaza que puede derivar en un Bolsonaro, en un Trump, una cuestión así. Ante eso creo que es el mejor antídoto para esta línea de ataque que Kast ya desarrolló diciendo “esto es libertad versus comunismo”.
La propuesta del candidato presidencial de la extrema derecha recuerda mi experiencia personal con la Operación Cóndor, la que ahora intenta reeditar. La democracia, la paz y no violencia que anhelamos chilenas y chilenos se encuentra amenazada en varios ámbitos con la propuesta de este candidato. Pero resulta particularmente preocupante que su política internacional, en vez de atender el mejoramiento de las relaciones vecinales, responder a las demandas por enfrentar el deterioro de los ecosistemas o favorecer la reducción del armamentismo, se concentre en la represión de personas que tienen ideologías distintas a las que el defiende.
Es muy poco probable que el nuevo Presidente pueda realmente dar paso a una “era nueva”, como se ha prometido y, salvo las consabidas fluctuaciones accionarias y del precio del dólar, todo indicaría que el país va a seguir gobernado por la clase política, como que el sacrosanto mercado seguirá siendo nuestro soberano. Con el aval de los gobernantes y de la casta militar o guardia pretoriana.