Publicado April 14, 2021
Los usos políticos de la noticia: ¿banalización del mal o insumo estratégico para articular una diferencia?
Cuerpo
Todo hace pensar que para Piñera y las élites La Red se ha transformado en un espacio de subversión al gobierno, que está sirviendo de caja de resonancia de una larga lista de medios alternativos como Interferencia, Ciper, El Ciudadano, El Desconcierto, Le monde, Nuestra República, etc.

Hay noticias que dislocan la lógica del “una más entre otras”. En el tormento informacional y opinológico en el cual nos bañamos día a día, podemos leer lo siguiente: “Canal La Red anuncia que recurrirá a la Comisión Interamericana de DDHH por la presiones del presidente Piñera a la línea editorial de medios chilenos”. ¿Hay en esta noticia un evento dislocante de la relación cómplice que ha existido por décadas entre la prensa televisiva hegemónica y gubernamentalidad “democrática” de Chile?

Todo hace pensar que para Piñera y las élites La Red se ha transformado en un espacio de subversión al gobierno, que está sirviendo de caja de resonancia de una larga lista de medios alternativos como Interferencia, Ciper, El Ciudadano, El Desconcierto, Le monde, Nuestra República, etc. Lo anterior abre el espacio de disputa ideológica al campo de la libertad de prensa, que durante 30 años, la centro izquierda se encargó de esconder bajo la alfombra, ya que muchos de sus líderes políticos tenían un espacio preferente en El Mercurio, TVN, TV 13, etc. Un muy buen aporte del Canal La Red y de su director ejecutivo a la defensa de la democracia.

Aunque en esto soy bastante pesimista. Creo que una población puede saber que sus gobernantes son idiotas, perversos y corruptos (de hecho creo que, hoy por hoy, lo piensa la mayoría de la población de forma indistinta). Pero esto no implica necesariamente una desestabilización del modelo en su conjunto.

A) La banalización de los eventos como política del escándalo y el espectáculo.

B)La personalización (los buenos y malos) como culto a los personajes.

C) El descrédito de toda institución en forma indistinta (que a veces aumenta el nihilismo individualista neoliberal).

D) La inmediatez de la noticia (la liquidez de sus impactos).

Sólo por mencionar algunos aspectos de la circulación de la información en la actualidad; indican que la denuncia no constituye causa suficiente para la articulación de una diferencia, como proyecto político alternativo.

La política de la denuncia, el repudio y la escandalización moral, creo que puede ser necesaria. Pero corre el riesgo de transformarse en una serie más de netflix para tener algo que comentar, y así mantener el espíritu supuestamente crítico alimentado (goce cínico).

Con ello no apunto a desvalorizar a la buena prensa y al periodismo de investigación valiente. Espero que eso quede claro. A lo que apunto es a que ello debe ser una herramienta a usar (uso ético práctico de los saberes).

El capitalismo es más rápido y astuto, como máquina abstracta tipo pacman, de lo que pensamos. ¿Quizá la banalizacion y el escándalo son parte de la razón gubernamental neoliberal que sigue deteriorando los lazos sociales de mínimas confianzas y con ello la articulación de la sociedad con el Estado?

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

Lo que Chile necesita para superar este cambio de era y de paradigmas que se nos viene encima sin vuelta atrás, es un ser humano muy humano, muy preparado, informado y poseedor de una inteligencia emocional suficiente como para darse cuenta que al llegar al poder, en sus manos estará el futuro, la calidad de vida, las esperanzas de millones de personas y la recuperación de nuestra Tierra.
Pamela Jiles es la única figura que no teme el sambenito de “populista” al que huyen los políticos de seudo-izquierda. En esencia es así, si entendemos populismo como empuñar las banderas del pueblo, de los pobres del campo y la ciudad. Cosa distinta es la demagogia que practican los políticos institucionales para engañar electores con promesas que jamás cumplen.
Desde el 28 de abril (y en momentos en que escribo esta nota), las manifestaciones de la sociedad civil colombiana en contra del proyecto de Reforma Tributaria (la décima en 7 años y la segunda en el gobierno de Duque) que buscaba -como siempre- gravar con impuestos a las clases más golpeadas con las crisis, es decir, a los asalariados y a los más de 55% de informales que se rebuscan la vida en las principales ciudades del país.
El poder constituyente es un poder racional que se apoya en la deliberación constituyente, en el protagonismo de las voces-cuerpos que han sido sistemáticamente acallados. El proceso constituyente supone dejar espacio, asumir la presencia de la vida, escuchar a los cuerpos-voces que han sido postrados y silenciados.
Una semana después que comenzaran las movilizaciones sociales en Colombia, las Naciones Unidas y la Unión Europea condenaron este martes 4 de mayo la violencia de parte de las fuerzas de seguridad para reprimir la protesta social.