Publicado April 14, 2021
Los usos políticos de la noticia: ¿banalización del mal o insumo estratégico para articular una diferencia?
Cuerpo
Todo hace pensar que para Piñera y las élites La Red se ha transformado en un espacio de subversión al gobierno, que está sirviendo de caja de resonancia de una larga lista de medios alternativos como Interferencia, Ciper, El Ciudadano, El Desconcierto, Le monde, Nuestra República, etc.

Hay noticias que dislocan la lógica del “una más entre otras”. En el tormento informacional y opinológico en el cual nos bañamos día a día, podemos leer lo siguiente: “Canal La Red anuncia que recurrirá a la Comisión Interamericana de DDHH por la presiones del presidente Piñera a la línea editorial de medios chilenos”. ¿Hay en esta noticia un evento dislocante de la relación cómplice que ha existido por décadas entre la prensa televisiva hegemónica y gubernamentalidad “democrática” de Chile?

Todo hace pensar que para Piñera y las élites La Red se ha transformado en un espacio de subversión al gobierno, que está sirviendo de caja de resonancia de una larga lista de medios alternativos como Interferencia, Ciper, El Ciudadano, El Desconcierto, Le monde, Nuestra República, etc. Lo anterior abre el espacio de disputa ideológica al campo de la libertad de prensa, que durante 30 años, la centro izquierda se encargó de esconder bajo la alfombra, ya que muchos de sus líderes políticos tenían un espacio preferente en El Mercurio, TVN, TV 13, etc. Un muy buen aporte del Canal La Red y de su director ejecutivo a la defensa de la democracia.

Aunque en esto soy bastante pesimista. Creo que una población puede saber que sus gobernantes son idiotas, perversos y corruptos (de hecho creo que, hoy por hoy, lo piensa la mayoría de la población de forma indistinta). Pero esto no implica necesariamente una desestabilización del modelo en su conjunto.

A) La banalización de los eventos como política del escándalo y el espectáculo.

B)La personalización (los buenos y malos) como culto a los personajes.

C) El descrédito de toda institución en forma indistinta (que a veces aumenta el nihilismo individualista neoliberal).

D) La inmediatez de la noticia (la liquidez de sus impactos).

Sólo por mencionar algunos aspectos de la circulación de la información en la actualidad; indican que la denuncia no constituye causa suficiente para la articulación de una diferencia, como proyecto político alternativo.

La política de la denuncia, el repudio y la escandalización moral, creo que puede ser necesaria. Pero corre el riesgo de transformarse en una serie más de netflix para tener algo que comentar, y así mantener el espíritu supuestamente crítico alimentado (goce cínico).

Con ello no apunto a desvalorizar a la buena prensa y al periodismo de investigación valiente. Espero que eso quede claro. A lo que apunto es a que ello debe ser una herramienta a usar (uso ético práctico de los saberes).

El capitalismo es más rápido y astuto, como máquina abstracta tipo pacman, de lo que pensamos. ¿Quizá la banalizacion y el escándalo son parte de la razón gubernamental neoliberal que sigue deteriorando los lazos sociales de mínimas confianzas y con ello la articulación de la sociedad con el Estado?

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

No podemos seguir oponiendo simplemente un “atrévete” por un “infórmate”, se requiere un plus imaginativo. De modo que la imaginación popular restituya su flujo hacia sueños emancipatorios, democráticos, inclusivos, equitativos y justos. Aún es posible, ya que lo imposible puede suceder…
Descaradamente, el gobierno y la prensa exhiben el 46,7% de participación como un triunfo. Hace una semana afirmé que estas elecciones serían una payasada. ¡Menuda perspicacia!
Lo que debería intentar es movilizar a todo el mundo democrático en contra de una amenaza que puede derivar en un Bolsonaro, en un Trump, una cuestión así. Ante eso creo que es el mejor antídoto para esta línea de ataque que Kast ya desarrolló diciendo “esto es libertad versus comunismo”.
La propuesta del candidato presidencial de la extrema derecha recuerda mi experiencia personal con la Operación Cóndor, la que ahora intenta reeditar. La democracia, la paz y no violencia que anhelamos chilenas y chilenos se encuentra amenazada en varios ámbitos con la propuesta de este candidato. Pero resulta particularmente preocupante que su política internacional, en vez de atender el mejoramiento de las relaciones vecinales, responder a las demandas por enfrentar el deterioro de los ecosistemas o favorecer la reducción del armamentismo, se concentre en la represión de personas que tienen ideologías distintas a las que el defiende.
Es muy poco probable que el nuevo Presidente pueda realmente dar paso a una “era nueva”, como se ha prometido y, salvo las consabidas fluctuaciones accionarias y del precio del dólar, todo indicaría que el país va a seguir gobernado por la clase política, como que el sacrosanto mercado seguirá siendo nuestro soberano. Con el aval de los gobernantes y de la casta militar o guardia pretoriana.