Publicado April 16, 2021
Fuente:

Patricia León (Bélgica), Gabriela Viveros (Suiza), Carlos González (Inglaterra), Víctor Sáez (Alemania), Cecilia Cortés (Francia), Orlando Mardones (Alemania), Uliana Ortega (Bélgica), Lucio Parada (Chile)

https://reddechilenos.blogspot.com

Nueva Ley de Migración en Chile: Declaración de la red europea de chilenos por los derechos civiles y políticos
Cuerpo
Los chilenos en el exterior denunciamos la violencia de Estado caracterizada por esta nueva ley que justificará el no respeto de los Derechos Humanos y crea condiciones para el abuso, maltrato y tráfico de personas, y en nada mejora nuestra propia relación con el Estado.

Hace unos días fue promulgada en Chile la nueva Ley de Migración y Extranjería, luego de muchos años de discusión en el Congreso, y de que el actual gobierno hiciera de este texto su caballo de batalla de la política migratoria.

Si bien consideramos necesario sustituir el antiguo texto legal que data de 1975 y saludamos el reconocimiento de la calidad de migrante a los chilenos en el exterior, la nueva ley no es más que una instrumentalización de la política migratoria del gobierno de derecha, que desde un principio declaró querer "poner orden en la casa".

La nueva puesta en escena de la promulgación, en la frontera norte del país, donde se aglutinan miles de migrantes buscando un mejor vivir, y donde desde comienzos de año han muerto seis personas en el intento, es un elemento más de la violencia con la que se pretende "poner orden".

Esa violencia destaca en la caracterización del migrante bueno con la del ilegal que quiere desordenar el país, mediante el narcotráfico, el crimen y el terrorismo, y contrariamente a la idea de buscar una migración ordenada, segura y regular, nos enfrentamos a una situación de más complicaciones, tanto administrativas, económicas como sociales,  para la población migrante en el territorio nacional.

Esta nueva ley no permitirá garantizar la vida y la dignidad de los migrantes pero facilitará al gobierno continuar implementando medidas represivas contra la población y justificar ante los ojos de una parte de la sociedad las expulsiones masivas de migrantes, como lo ha hecho en los últimos meses y presentar la migración como un problema para la sociedad y como una amenaza para la economía y la seguridad pública.

En plena mundialización, las reglamentaciones nacionales no detienen los flujos migratorios, y la pandemia tampoco parece disminuir el deseo de una vida mejor. Los chilenos en el exterior denunciamos la violencia de Estado caracterizada por esta nueva ley que justificará el no respeto de los Derechos Humanos y crea condiciones para el abuso, maltrato y tráfico de personas, y en nada mejora nuestra propia relación con el Estado.

La Red Europea de Chilenos por los Derechos Cívicos y Políticos rechaza esta ley de migración. Ninguna persona es ilegal.

Europa, 14 de abril de 2021

Patricia León (Bélgica), Gabriela Viveros (Suiza), Carlos González (Inglaterra), Víctor Sáez (Alemania), Cecilia Cortés (Francia), Orlando Mardones (Alemania), Uliana Ortega (Bélgica), Lucio Parada (Chile)


 

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

Lo que Chile necesita para superar este cambio de era y de paradigmas que se nos viene encima sin vuelta atrás, es un ser humano muy humano, muy preparado, informado y poseedor de una inteligencia emocional suficiente como para darse cuenta que al llegar al poder, en sus manos estará el futuro, la calidad de vida, las esperanzas de millones de personas y la recuperación de nuestra Tierra.
Pamela Jiles es la única figura que no teme el sambenito de “populista” al que huyen los políticos de seudo-izquierda. En esencia es así, si entendemos populismo como empuñar las banderas del pueblo, de los pobres del campo y la ciudad. Cosa distinta es la demagogia que practican los políticos institucionales para engañar electores con promesas que jamás cumplen.
Desde el 28 de abril (y en momentos en que escribo esta nota), las manifestaciones de la sociedad civil colombiana en contra del proyecto de Reforma Tributaria (la décima en 7 años y la segunda en el gobierno de Duque) que buscaba -como siempre- gravar con impuestos a las clases más golpeadas con las crisis, es decir, a los asalariados y a los más de 55% de informales que se rebuscan la vida en las principales ciudades del país.
El poder constituyente es un poder racional que se apoya en la deliberación constituyente, en el protagonismo de las voces-cuerpos que han sido sistemáticamente acallados. El proceso constituyente supone dejar espacio, asumir la presencia de la vida, escuchar a los cuerpos-voces que han sido postrados y silenciados.
Una semana después que comenzaran las movilizaciones sociales en Colombia, las Naciones Unidas y la Unión Europea condenaron este martes 4 de mayo la violencia de parte de las fuerzas de seguridad para reprimir la protesta social.