Olla
Publicado Mayo 31, 2020
¿Nuevo Comienzo o Nuevo fin del mundo?: ¡Sí, Por favor!
Cuerpo

No será el neoliberalismo el que haga nuestra historia; por más fuerza que tenga para eliminarnos en masa; por más entes subjetivos que produzca para sustituirnos, por más golpes ideológicos y militares que nos dé para eliminarnos y convertirnos en quienes deban sustituirnos, lo más que se nos p

No será el neoliberalismo el que haga nuestra historia; por más fuerza que tenga para eliminarnos en masa; por más entes subjetivos que produzca para sustituirnos, por más golpes ideológicos y militares que nos dé para eliminarnos y convertirnos en quienes deban sustituirnos, lo más que se nos puede hacer es: neutralizarnos por un tiempo”.

El presente escrito es un esbozo del escenario actual que se vive en Chile y tiene por objetivo demostrar al lector que estas mismas condiciones son las que permiten de manera idónea el espacio para estructurar ya sea; un nuevo comienzo o fin de mundo. Nuestro país ciertamente hoy se ve atrapado, los noticieros no hacen más que corroborar esto en el cotidiano. Por un lado, hay presencia de las innegables consecuencias de los estallidos sociales y, por otro, encontramos el estado de profunda incertidumbre respecto del escenario Postpandemia que tendremos que enfrentar. A propósito de las recientes publicaciones de dos teóricos del mundo de las Ciencias Sociales y Humanidades, a saber: Slavoj Žižek y David Pavón-Cuellar, se entregan al lector coordenadas y/o análisis de ambos expertos los cuales pueden servir para comprender el fondo social; político; cultural; histórico; económico y humanitario en el cual nos encontramos inmersos.

Tras la llegada y posteriormente rápida proliferación del virus del Covid-19 en el territorio chileno, el virus ideológico pareció encontrar en esta crisis humanitaria un nuevo horizonte que le permitiría su supervivencia: Cierres de fronteras; cordones sanitarios; prohibiciones de cualquier reunión u encuentro masivo; cierres de locales comerciales; cierres de instituciones; despidos masivos; evitar el contacto físico; aislamiento parcial; aislamiento total; reapertura de mall, por mencionar solo algunos de los hitos pandémicos que el capitalismo-neoliberal utilizó para lograr mantenerse en lo que es su cuna: Chile.

Ahora bien, David Pavón-Cuellar (2020) manifiesta: “No creemos que debamos exiliarnos de nuestro pasado para llegar al futuro. Sabemos, por el contrario, lo que también aprendemos del marxismo y del psicoanálisis: que no llegamos a ningún lado cuando se nos ocurre dejarnos atrás. Por esto, en la historia del comunismo, como bien explicó Walter Benjamín, la emancipación fracasa cuando sólo apuesta por las “generaciones futuras” y la “posteridad liberada”, pues lo que “nutre su fuerza” es también y principalmente la imagen de las “generaciones vencidas” y de “los ancestros encadenados” (p.75). Del fragmento anterior, es necesario retornar a lo que es nuestro más reciente pasado nacional, el cual aún sigue vivo en nuestros recuerdos, en nuestra memoria colectiva: Las manifestaciones iniciadas el 18 de octubre, esas que llevaron de extremo a extremo un: ¡Chile despertó! ese mensaje que trajo consigo esa ilusión de un porvenir mejor, de encontrar y crear en Chile la tumba del capitalismo-neoliberal.

Estos estallidos sociales no quedaron exentos y más bien estuvieron marcados por: represión; violencia; perdidas oculares; muertes; repercusiones psicológicas asociadas a la rememoración del proceso de la dictadura cívico-militar (1973-1990) por parte de las víctimas directas o indirectas, fueron solo algunas de las consecuencias del proceso. La llegada de la pandemia frenó abruptamente las manifestaciones, pero no logro freno la represión; segregación; violencia y vulneración de derechos por parte del Estado chileno en contra de la ciudadanía. Tras la llegada de la pandemia y a la luz de las ineficientes decisiones del gobierno, nuevamente en el país quedaba esclarecido el escenario que se debía sobrellevar, el cual se traduce en una suerte de resumen, que, el valor que se le dé la vida es mínimo; que el pueblo es insignificante en comparación con el valor que se le entrega a la economía y el mantenimiento de esta.

Respecto de lo anterior, Slavoj Žižek (2020) en su último libro publicado titulado “Pandemia”…advertía: “Hegel escribió que lo único que podemos aprender de la historia es que no aprendemos nada de ella, así que dudo que la epidemia nos haga más sabios. Lo único que está claro es que el virus romperá los cimientos de nuestras vidas, causando no sólo una inmensa cantidad de sufrimiento sino también estragos económicos posiblemente peores que la Gran Recesión. No hay vuelta a la normalidad, la nueva "normalidad" tendrá que ser construida sobre las ruinas de nuestras viejas vidas, o nos encontraremos en una nueva barbarie cuyos signos ya son claramente discernibles. No bastará con tratar la epidemia como un desafortunado accidente, para librarse de sus consecuencias y volver al buen funcionamiento de la antigua forma de hacer las cosas, con tal vez algunos ajustes en nuestras medidas de salud. Tendremos que plantear la pregunta clave: ¿Qué es lo que está mal con nuestro sistema que nos atraparon sin estar preparados para la catástrofe a pesar de que los científicos nos han advertido de ello durante años? (p.8).

Si bien, el autor fue en principio fuertemente criticado por sus dichos, en la actualidad, y en consideración de lo previamente expuesto, logramos identificar 3 aciertos: 1) de la historia no se aprende nada (al menos este es el caso de Chile). 2) las consecuencias son catastróficas y 3) no hay vuelta a la normalidad porque nos encontraremos en una nueva barbarie.

Esa barbarie, en pleno desarrollo del virus del Covid-19 en Chile, ya comienza a sentirse. Una barbarie que emerge desde el mismo dolor y segregación del pueblo. Desde lo más profundo de la desesperación, los revolucionarios que hoy salen a las calles por hambre y frio. En este sentido, hace algunos días y en una columna para “Independenmet” Žižek (2020) reiteraba sus dichos escribiendo: “No soñemos con un retorno a la vieja normalidad, pero también abandonemos esos sueños de tipo Matrix sobre la entrada en una nueva era post-humana de existencia espiritual colectiva”.

Entonces….si una nueva era post-humana de existencia espiritual colectiva aparentemente no es posible, y solo es parte de ese sueño de: la nueva normalidad cargada de esperanza y un fuerte tinte utópico….. Pensar en un inesperado vuelco de este fin de mundo, en el cual solo el grupo privilegiado tiene opciones de “Salvarse” no es tan descabellado. En suma, para ser realistas hay que comenzar por pedir lo imposible y dado el escenario del Chile actual, donde el pueblo se mantiene furioso, lleno de colera y ansioso de venganza y/o justicia, donde hay un grupo a quien ya se le ha arrebatado todo y por ello no siente medio, encontramos que todo lo que concierne al “porvenir” está en jaque.

A modo de cierre, y como estrategia para invitar al lector a seguir reflexionando comparto las palabras emitidas por el intelectual latinoamericano David Pavón-Cuellar (2020) quien hace pocos días se pronunció respecto de la situación que se vive en Chile:

 “Algo imposible, puede no ser más que una ocasión para la emergencia de lo Real con la que el pueblo hace nuestra historia…. esta historia es hecha por el pueblo; por el pueblo y no por los intelectuales; por el pueblo y no por los dictadores; por el pueblo y no por el capitalismo-neoliberal, ni por sus expresiones subjetivas. No será el neoliberalismo el que haga nuestra historia; por más fuerza que tenga para eliminarnos en masa; por más entes subjetivos que produzca para sustituirnos, por más golpes ideológicos y militares que nos dé para eliminarnos y convertirnos en quienes deban sustituirnos, lo más que se nos puede hacer es: neutralizarnos por un tiempo”.

Referencias:

Pavón-Cuellar, D (2020) Ser comunista en tiempos de fin de mundo. Rev. Memoria. Recuperado en: revistamemoria.mx

Pavón-Cuellar, D (2020) Chile como tumba del sujeto neoliberal: historización exterior de una singularidad universal. Conferencia inaugural dictada el 27 de mayo de 2020 en el Seminario Internacional "Octubre 2019: ¿la rebelión contra el orden?" del Núcleo Interdisciplinario Desigualdad y Derechos. Recuperado en: https://www.youtube.com/watch?v=yOR_50Tkf8o&feature=youtu.be&fbclid=IwAR1WZAk-Ksj6oObnWKYYb8iCJORUjODrBL36RPvu727s4i93X84IJLRFggY

Žižek, S. (2020). Pandemic. Covid-19 shakes the world. New Yok: O/R Books.

Žižek, S (2020) Columna del 27 de mayo, para The independenment.  Recuperado en:

https://www.independent.co.uk/independentpremium/voices/coronavirus-lockdown-economic-crisis-capitalism-us-china-hong-kong-taiwan-a9534741.html?fbclid=IwAR1_oNtgSQPe8bLUG3URWV9u3P-6qCsSs0iZy57akdtZ3oKeqjbK05WkYtk

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

Para los candidatos de derecha no voy a dedicarles muchas líneas analizando sus candidaturas, solamente indicar que son muy-caraduras- Jadue demostró en estas semanas que otra cosa es con guitarra. De Boric, jamás olvidaremos que se entrega fácilmente a la derecha como lo hizo para salvar el gobierno de Piñera y firmar el acuerdo por la Paz.  
El capital simbólico de Teresa Marinovic está muy por debajo del capital y la legitimidad de Francisca Linconao. Nuestra Machi dispone del reconocimiento religioso, cultural y social. Religioso porque  es considerada una autoridad ancestral del pueblo mapuche; cultural porque encarna la cultura mapuche; social porque lucha socialmente por los derechos de su pueblo y la naturaleza.
El neoliberalismo no consiste únicamente en un sistema político-económico que administra bienes y servicios desde una lógica competitiva, mercantilista e instrumental, sino que es un sistema que también produce y administra subjetividades.
De ahí que la secuencia que va del 27N al 11J tenga enemigos por varios frentes, a diferencia de lo ocurrido con la revuelta chilena de 2019 o con los chalecos amarillos que bloquearon el tráfico de la metrópoli parisina durante varios meses en 2018.
EEUU tuvo como cuna el inmenso genocidio de los pueblos originarios: Apaches, Sioux, Cherokees, Cheyennes, Blackfeets, Arapahos, Navajos y muchos otros. Hay 574 tribus reconocidas por la ley federal, la mitad de las cuales viven en reservas, esos morideros de indios convenientemente aprovisionados en drogas, alcohol, juegos y otras manifestaciones de la civilización occidental.