2019-11-21T222751Z_1969258224_RC2VFD9SHVPU_RTRMADP_3_BOLIVIA-POLITICS_20191121233004-170-kOYB-U471783996620qeE-992x558@LaVanguardia-Web
Publicado Noviembre 23, 2019
Policía ataca con gas pimienta a manifestantes que marchaban con ataúdes de las víctimas de la represión en El Alto
Cuerpo

La policía atacó una marcha en repudio a la represión ocurrida el martes en la planta de hidrocarburos en Senkata, en El Alto, donde murieron ocho personas.

La policía atacó una marcha en repudio a la represión ocurrida el martes en la planta de hidrocarburos en Senkata, en El Alto, donde murieron ocho personas.

Ayer jueves, la policía de Bolivia reprimió con gases lacrimógenos la multitudinaria marcha que llagaba a La Paz desde El Alto, acompañando los ataúdes de cinco de las ocho personas que murieron el pasado martes en la planta de acopio de gasolina y gas de Senkata, en las afueras de ésta ciudad.

La marcha había salido ayer por la mañana desde Senkata, el lugar de la ciudad de el Alto donde hace dos días un operativo de las Fuerzas de Orden dejó ocho muertos por disparos. El caso está siendo investigado, sin embargo, el gobierno y la presidenta interina, Jeanine Áñez niega que fueran los militares.

El objetivo de los manifestantes era denunciar en la capital la muerte de sus compañeros y desmentir que pertenecieran a gurupos armados como había asegurado el gobierno interino de Áñez.

El ataque por parte de la policía ocurrió cuando la marcha llegó frente a la iglesia de San Francisco.

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

No podemos seguir oponiendo simplemente un “atrévete” por un “infórmate”, se requiere un plus imaginativo. De modo que la imaginación popular restituya su flujo hacia sueños emancipatorios, democráticos, inclusivos, equitativos y justos. Aún es posible, ya que lo imposible puede suceder…
Descaradamente, el gobierno y la prensa exhiben el 46,7% de participación como un triunfo. Hace una semana afirmé que estas elecciones serían una payasada. ¡Menuda perspicacia!
Lo que debería intentar es movilizar a todo el mundo democrático en contra de una amenaza que puede derivar en un Bolsonaro, en un Trump, una cuestión así. Ante eso creo que es el mejor antídoto para esta línea de ataque que Kast ya desarrolló diciendo “esto es libertad versus comunismo”.
La propuesta del candidato presidencial de la extrema derecha recuerda mi experiencia personal con la Operación Cóndor, la que ahora intenta reeditar. La democracia, la paz y no violencia que anhelamos chilenas y chilenos se encuentra amenazada en varios ámbitos con la propuesta de este candidato. Pero resulta particularmente preocupante que su política internacional, en vez de atender el mejoramiento de las relaciones vecinales, responder a las demandas por enfrentar el deterioro de los ecosistemas o favorecer la reducción del armamentismo, se concentre en la represión de personas que tienen ideologías distintas a las que el defiende.
Es muy poco probable que el nuevo Presidente pueda realmente dar paso a una “era nueva”, como se ha prometido y, salvo las consabidas fluctuaciones accionarias y del precio del dólar, todo indicaría que el país va a seguir gobernado por la clase política, como que el sacrosanto mercado seguirá siendo nuestro soberano. Con el aval de los gobernantes y de la casta militar o guardia pretoriana.