2019-11-21T222751Z_1969258224_RC2VFD9SHVPU_RTRMADP_3_BOLIVIA-POLITICS_20191121233004-170-kOYB-U471783996620qeE-992x558@LaVanguardia-Web
Publicado Noviembre 23, 2019
Policía ataca con gas pimienta a manifestantes que marchaban con ataúdes de las víctimas de la represión en El Alto
Cuerpo

La policía atacó una marcha en repudio a la represión ocurrida el martes en la planta de hidrocarburos en Senkata, en El Alto, donde murieron ocho personas.

La policía atacó una marcha en repudio a la represión ocurrida el martes en la planta de hidrocarburos en Senkata, en El Alto, donde murieron ocho personas.

Ayer jueves, la policía de Bolivia reprimió con gases lacrimógenos la multitudinaria marcha que llagaba a La Paz desde El Alto, acompañando los ataúdes de cinco de las ocho personas que murieron el pasado martes en la planta de acopio de gasolina y gas de Senkata, en las afueras de ésta ciudad.

La marcha había salido ayer por la mañana desde Senkata, el lugar de la ciudad de el Alto donde hace dos días un operativo de las Fuerzas de Orden dejó ocho muertos por disparos. El caso está siendo investigado, sin embargo, el gobierno y la presidenta interina, Jeanine Áñez niega que fueran los militares.

El objetivo de los manifestantes era denunciar en la capital la muerte de sus compañeros y desmentir que pertenecieran a gurupos armados como había asegurado el gobierno interino de Áñez.

El ataque por parte de la policía ocurrió cuando la marcha llegó frente a la iglesia de San Francisco.

Columnas populares

Columnas más populares de las últimas 2 semanas.

Lo que Chile necesita para superar este cambio de era y de paradigmas que se nos viene encima sin vuelta atrás, es un ser humano muy humano, muy preparado, informado y poseedor de una inteligencia emocional suficiente como para darse cuenta que al llegar al poder, en sus manos estará el futuro, la calidad de vida, las esperanzas de millones de personas y la recuperación de nuestra Tierra.
Pamela Jiles es la única figura que no teme el sambenito de “populista” al que huyen los políticos de seudo-izquierda. En esencia es así, si entendemos populismo como empuñar las banderas del pueblo, de los pobres del campo y la ciudad. Cosa distinta es la demagogia que practican los políticos institucionales para engañar electores con promesas que jamás cumplen.
Desde el 28 de abril (y en momentos en que escribo esta nota), las manifestaciones de la sociedad civil colombiana en contra del proyecto de Reforma Tributaria (la décima en 7 años y la segunda en el gobierno de Duque) que buscaba -como siempre- gravar con impuestos a las clases más golpeadas con las crisis, es decir, a los asalariados y a los más de 55% de informales que se rebuscan la vida en las principales ciudades del país.
El poder constituyente es un poder racional que se apoya en la deliberación constituyente, en el protagonismo de las voces-cuerpos que han sido sistemáticamente acallados. El proceso constituyente supone dejar espacio, asumir la presencia de la vida, escuchar a los cuerpos-voces que han sido postrados y silenciados.
Una semana después que comenzaran las movilizaciones sociales en Colombia, las Naciones Unidas y la Unión Europea condenaron este martes 4 de mayo la violencia de parte de las fuerzas de seguridad para reprimir la protesta social.