Juan Pablo
Juan Pablo Cárdenas Squella

Periodista y profesor universitario de vasta trayectoria. En el 2005 recibió en premio nacional de Periodismo y, antes, la Pluma de Oro de la Libertad, otorgada por la Federación Mundial de la Prensa. También obtuvo el Premio Latinoamericano de Periodismo, la Houten Camara de Holanda (1989) entre otras múltiples distinciones nacionales y extranjeras. Forma parte de los sesenta periodistas del mundo considerados Héroes de la Libertad de Expresión, reconocimiento hecho por la Federación Internacional de Periodistas.

  Haz clic aquí para ver  sus libros publicados.

Es iluso pensar que ante tanto postulante aumente sustantivamente la concurrencia a las urnas, a no ser que se reestablezca el sufragio obligatorio. Seguramente, se van a mantener o variar muy discretamente los altísimos índices de abstención, en un país que en el pasado hasta podía ufanarse del gran espíritu cívico de su población.
Con ley o sin ella, son los pueblos los llamados a frenar los disparates que penden de un hilo la suerte del Planeta, exigiendo la inversión pública y privada en el desarrollo de las energías sustentables, además de oponerse a todo “emprendimiento” que dañe los equilibrios medioambientales....
No olvidemos que existen unos diez millones de ciudadanos proclives a abstenerse o que esperan la irrupción de renovados actores políticos. Se teme, asimismo, que en las negociaciones que ya se iniciaron para integrar las nóminas de candidatos al Parlamento puedan producirse rupturas que liberen a los partidos derrotados en las primarias presidenciales de apoyar a los vencedores.
No hay duda que el amplio triunfo de Gabriel Boric en la primaria de la izquierda no dejó tampoco a todos muy contentos, toda vez que al mismo ganador muchos no le perdonan haber hecho posible el acuerdo parlamentario que fijó las normas y el quórum de la Convención Constituyente, además de haber apoyado como diputado algunas leyes que le dan atribuciones al Gobierno para reprimir las manifestaciones callejeras.
De lo que parece no existir duda es que la clase empresarial debe haber quedado muy satisfecha con la votación de Sebastián Sichel por sobre sus tres contrincantes de la derecha partidista. Él es reconocido como uno de los suyos, aunque éste insista en su total independencia. Es un secreto a voces, además, que la clase uniformada también ha quedado más tranquila con el rendimiento de los comunistas.
Ni el mayor opositor del actual Gobierno actual habría concebido la forma en que las autoridades de La Moneda bloquearon la instalación de esta entidad encargada de redactar una nueva Constitución Política.