Luis casado
Luis Casado
E-mail
diarioelect.politika@gmail.com
¿Qué podría impedirle a la nación chilena recuperar sus libertades y derechos más elementales? Aprobar la Nueva Constitución es una puerta abierta hacia el futuro...
Descaradamente, el gobierno y la prensa exhiben el 46,7% de participación como un triunfo. Hace una semana afirmé que estas elecciones serían una payasada. ¡Menuda perspicacia!
Más de una vez Luis Casado recordó esos versos de Leo Ferré: "Votaron... ¿Y ahora qué?" El tema es recurrente. ¿De qué va la próxima elección? ¿Qué está en juego? No mucho... visto lo que hemos visto.
A partir de ese día la legitimidad es una consecuencia de la expresión de la Soberanía popular, de la voluntad general. Nada, ni nadie, puede oponérsele. Por sobre la voluntad Soberana de la nación no existe ningún poder, ninguna legitimidad. Esa fue muy precisamente la definición de “izquierda” en política. En el siglo XVIII.
La mayor parte del financiamiento del gobierno civil se obtiene exprimiendo a los que menos tienen. El riquerío hace como Sebastián Piñera: se lleva la pasta a los paraísos fiscales sin pagar un centavo de impuestos.
Las declaraciones de la directora de la Dipres son una muestra fehaciente del grado de delicuescencia que ha alcanzado la cosa pública en Chile. Cualquier funcionario de paso –transeúntes burocráticos– se permite afirmar insensateces sabiendo que goza de la impunidad de los enfermos mentales: la Justicia se niega a juzgar a quien ha perdido la razón.