Ex director de la revista chilena "Punto Final".
Manuel Cabieses Donoso

Ex director de la revista chilena "Punto Final". Estuvo en prisión, exiliado y luego en la clandestinidad durante la dictadura militar. Ex dirigente del MIR.

E-mail
manuelcabieses@gmail.com
La mayoría “opositora” capituló en forma deshonrosa ante la derecha que los intimidó con la amenaza del derrumbe del estado de derecho y un eventual golpe militar.
Lo que está en juego no son pitutos más o menos en el Estado. La Convención, triste caricatura de una Asamblea Constituyente, es la oportunidad única -por vía pacífica y democrática- de cambiar los fundamentos y soportes institucionales del país para avanzar a una democracia participativa y solidaria. Es la hora de todo o nada. Se ponen a prueba las convicciones democráticas.
El imperio se dio cuenta que el amor a la Patria es la base de granito de la identidad venezolana y latinoamericana.Guaidó debería agradecer que su traición no alcanzó a convertirlo en presidente de un gobierno fantoche.
Lo comparaban con Salvador Allende de quien fue muy amigo. El “Allende venezolano” le decían. En realidad ambos tenían un perfil político y humano parecido
La abstención volverá por sus fueros al comprobar el pueblo que los partidos del sistema se han adueñado de la Convención y que nada cambiará. ¿Y de ahí en adelante? Se armará la de San Quintín porque la paciencia de un pueblo tan maltratado y tantas veces engañado tiene un límite....
Si este movimiento no ha logrado imponer la Asamblea Constituyente y debe conformarse con un remedo de ella, es porque le ha faltado organización y una conducción colectiva respetada por todos.
Esa es una responsabilidad histórica de la juventud chilena. Su caudalosa participación en el plebiscito -en especial de la juventud de las comunas populares- es una clara señal de aceptación de esa responsabilidad.
La sangre de nuestros héroes y mártires, sin embargo, no se derramó en vano. Siguió hirviendo una rebeldía que se ha extendido en el tiempo y que convoca a sellar con una victoria aplastante el Apruebo y la Convención Constitucional en el plebiscito.

Llevamos casi medio siglo exigiendo una Asamblea Constituyente como matriz legítima de una Constitución democrática. La imaginábamos convocada por el pueblo luego de derrocar la dictadura.

Hoy me siento libre porque debo pensar por mí mismo y busco a otros hombres, mujeres y jóvenes que piensen libremente dentro de sus diversidades.